fbpx

García Torres aseguró que dimitiría y tumbaría la ley animalista si los perros de caza quedaban excluidos

Si García Torres es fiel a su palabra deberá abandonar el cargo por el que percibe 86.108 euros anuales cuando se excluya a los animales auxiliares de caza de la Ley de Bienestar Animal, tal y como anunció ayer el PSOE.

garcia-torres
García Torres en el congreso. © ICAM

El director general de Derechos de los Animales del Gobierno, Sergio García Torres, aseguró el pasado mes de junio durante el I Congreso de Derecho de los Animales en el Colegio de Abogados de Madrid que dimitiría y tumbaría la ley si los perros de caza quedaban excluidos de ella, como finalmente así ha ha anunciado que sucederá el PSOE. «Una ley estatal que excluya a los animales de actividad cinegética no va a salir de nuestro departamento. Antes de eso, yo lo digo públicamente, la ley se tumbaría y yo dimito», señalaba García Torres.

Por su parte este jueves, el diputado y portavoz del Grupo Socialista en el Congreso Patxi López compareció ante los medios para asegurar que los animales auxiliares para la caza quedarán fuera de la ley animalista. «El grupo socialista va a presentar una enmienda por la que se excluye de esta ley a los perros que tienen actividades específicas: deportivas, cetrería, perros pastores del ganado, perros de las fuerzas de seguridad del estado, de las fuerzas armadas, de rescate… saldrían de la ley (…) y también los perros de caza, las rehalas y los animales auxiliares de caza, que quedarían excluidos de esta ley porque lo que haríamos sería una legislación específica para ellos», aseguró el diputado.

De esta forma, si García Torres es fiel a su palabra, deberá dejar el cargo por el que percibe 86.108 euros anuales si finalmente el Gobierno deja a los animales auxiliares -como los perros de caza, las rehalas, hurones o aves de cetrería- fuera de la Ley de Bienestar Animal.

YouTube video

García Torres y su demagogia para defender la ley animalista

Sergio García Torres compartía la semana pasada una antigua y pixelada imagen en la que se dejan entrever dos galgos ahorcados en un árbol para promocionar su ley animalista. Los internautas interpretaron que podría haber intentado relacionar a supuestos cazadores con el maltrato animal, una manida mentira que el animalismo ha difundido en las últimas décadas.

No es la única vez que el director de derechos de los animales ha atacado a los aficionados a la actividad cinegética, el pasado 17 de agosto lo hacía compartiendo diferentes titulares con el fin de relacionar la caza con el cannabis, el maltrato animal o la ausencia de microchips y defender así su ley animalista.