fbpx

Un pez caza a una tórtola mientras bebía y la sumerge, pero esta no se rinde

Tras metérsela en la boca y sumergirla, el ave logra zafarse, salir del agua y echar de nuevo el vuelo.

tórtola y pez

Las imágenes que hoy mostramos son un ejemplo perfecto de cómo los depredadores están dispuestos a dar caza a sus presas en todo tipo de situaciones. Aunque no han sido grabadas en España, recuerdan a las filmadas en nuestro país y mostradas en anteriores ocasiones en lugares como el río Ebro, donde los siluros dan caza a las palomas.

En este vídeo, un pez acecha desde una orilla en la que se encuentran varias tórtolas (Zenaida auriculata). Una de ellas no se percata de que tiene al depredador, de medio metro aproximadamente de longitud, a tan sólo unos centímetros de ella cuando, de repente, el pez se abalanza sobre el ave. En tan sólo milésimas de segundos, logra hundirla bajo el agua, pero ésta consigue escapar de su boca y salir sana y salva de la situación.

Por lo que se puede apreciar en la grabación, ni la cola ni las aletas ventrales del pez confirman que éste sea un siluro, pero sin embargo el ataque de esta especie es similar al que lleva a cabo un depredador que está cada vez más presente en España.

El siluro, un problema en España

Como hemos expuesto, aunque este pez no es un siluro, sí que se dan casos similares en nuestro país con este tipo de depredadores asentados en cuencas como la del Ebro y en expansión en otras como las del Guadalquivir, el Tajo o el Guadiana.

Es el siluro uno de los peces que más preocupan a los pescadores no por los ataques a humanos que propician, sino por cómo eliminan otras especies. Se trata deun pez cuyo principal problema es el volumen que tiene y la gran cantidad de comida y de otros peces que necesita para sobrevivir como la carpa, el barbo, la trucha, la boga o incluso otros depredadores como el black bass o el lucio. Además, también atacan a otras aves como los patos o los cormoranes.

En este vídeo se ve cómo un siluro atrapa a una paloma que se encuentra en la orilla de un lago bebiendo agua. Las imágenes son sorprendentes y ponen de manifiesto la voracidad de esta especie invasora.