fbpx

Sobre el tiroteo en un colegio de Texas: «Mentiras, desinformación, manipulación e ignorancia en ABC»

La Asociación Nacional del Arma (ANARMA) hace un duro análisis de un artículo publicado el pasado sábado por ABC en el que se aseguraba que Salvador Ramos, el autor del reciente tiroteo que acabó con la vida de dos profesoras y 19 niños en Texas, no podría haber comprado en España el arma utilizada.

En este pequeño análisis estudiaremos el artículo publicado por ABC titulado «Salvador Ramos no podría haber comprado en España el arma de la matanza de Texas» y daremos cumplida respuesta al mismo. El artículo ha sido elaborado por el Presidente y el Vicepresidente de ANARMA, para demostrar cómo se manipula y miente a través de la mayoría los medios de comunicación generalistas de nuestro país. Antes de comenzar con ello, un dato importante, la autora de esta desinformación se puso en contacto con ANARMA para interesarse por la legislación en EEUU y España.

Lo que exponemos en este análisis se le explicó telefónicamente, bien es cierto que con algo menos de profundidad, dado que tenemos experiencia con otros “gacetilleros” que son incapaces de diferenciar un rifle de una pistola. Por lo tanto, podemos concluir que o bien no se fio de nuestra información o no le gustó porque presuntamente estropeaba su artículo de “encargo”.

Propondríamos que se echase a la calle a la autora, pero seguramente solo obedecía órdenes. ABC ha pasado de ser un periódico referencia de la prensa española, a convertirse en un panfleto desde nuestro punto de vista. La razón la de otros muchos medios, necesitan de los favores del Gobierno de turno y de las subvenciones públicas para sobrevivir.

Empezaremos por el titular «Salvador Ramos no podría haber comprado en España el arma de la matanza de Texas». Sencillamente es algo que no sabemos, luego miente, todo dependería si hubiese podido pasar el preceptivo examen psicotécnico que se exige en España. En EEUU no estaba registrado en el NICS (base datos de convictos y enfermos mentales graves) por lo que su trastorno no había sido detectado o a priori se consideró que no tenía la gravedad suficiente para entrar en esa base de datos.

El resto de los requisitos los cumplía, era mayor de 18 años y no tenía antecedentes. Porque sí, en Texas al comprar un arma en una tienda, como hizo Salvador Ramos, se comprueba el NICS, se trata de una ley federal. Cosa que el artículo niega, miente diciendo que: «En Texas ni siquiera se revisan antecedentes penales o psiquiátricos por la Ley HB 1927».

Vamos con la Ley HB 1927. Esta ley nada tiene que ver con la revisión de antecedentes o con la compra de un arma, es sencillamente una norma de porte de armas en la calle, conocida como la «La ley de Porte Constitucional” o “Constitutional Carry.” Equivaldría a nuestra licencia “B” de autodefensa, pero sin licencia, porque esta ley considera que es la mismísima Constitución estadounidense quien te permite portar el arma en zonas públicas, en las condiciones particulares que determine cada estado o la normativa federal.

Lo que dice esta ley es que, en los 25 estados que está plenamente vigente como Texas, no se necesita licencia B de armas para poder portar, tu licencia de armas es la Constitución. Hay estados que se necesita licencia porque no está vigente o hay matices, en cuanto a la forma de llevar el arma, si solo se permite el porte oculto o también el porte del arma a la vista. También cada estado determina en qué sitios se puede hacer uso del porte constitucional.

Luego también en esto también miente, es más, según la ley HB 1927 de Texas, Salvador Ramos estaría incumpliendo la misma y cometiendo un delito portando ilegalmente. Concretamente violando dos puntos de la ley de Porte Constitucional, estaría portando siendo menor de 21 años y estaría portando en las proximidades de un Centro Escolar K-12. Por lo tanto, la ley HB 1927 no estaría facilitando que Salvador Ramos hiciese lo que hizo, es más lo estaría dificultando, al convertirlo en un criminal, algo que la periodista omite y oculta a sabiendas, porque su objetivo es desinformar.

Además, nos dice que en la Ley HB 1927, Ley de Porte Constitucional, autoriza a quitar cargos a todos aquellos que han realizado porte indebido, lo cual vuelve a ser falso. Lo que hace ley es seguir el principio que tenemos en España de aplicar la mejor versión de la ley para el acusado, es decir, que si hay un cambio legal que beneficia a un acusado, se le aplica este. En Texas es igual, hacia usuarios de armas con faltas y sanciones por portar indebidamente, y lo que hizo la ley fue meter a estos usuarios dentro de la legalidad al aplicarse la nueva ley de porte.

Es como si en España, por ejemplo, los ciudadanos que han sido convertidos en criminales, de la noche a la mañana, por el cambio del Reglamento de Armas referente a cargadores de alta capacidad, vuelven a quedar dentro del alcance de la ley. Si se diese el caso de que esta prohibición fuese tumbada por el Tribunal Supremo -actualmente está impugnada- o lo hiciese el Tribunal Constitucional, o se publica una nueva Directiva de Armas Europea que los hace otra vez legales. Aquellos criminales que habían cometido delitos o cuyas acciones estaban fuera de la nueva ley, no fueron perdonados ni amnistiados. Luego también miente nuevamente.

Miente de nuevo cuando dice que desde septiembre de 2021 no se verifican los antecedentes en las compras, volviendo a intentar confundir el porte del arma con su adquisición. En EEUU en muchas jurisdicciones es posible la tenencia y porte o solo tenencia (en casa, negocio y automóvil) con antecedentes que se consideran menores. Los antecedentes menores son aquellos cuya condena sea menor a 365 días de cárcel. Con excepciones en algunos tipos de ellos, los delitos menores de violencia doméstica y de consumo de drogas impiden la compra del arma.

Por otra parte, lo que también obvia el artículo, es que el asesino del colegio de Texas no cumplió la legislación de porte de Texas, que impide el porte a menores de 21 años y que se haga en las proximidades de un centro educativo. Esto es así para evitar errores y malentendidos con los agentes de seguridad o la Policía, que pueden estar en las proximidades del colegio.

El artículo confunde licencia de armas tipo D con licencia de caza. En Texas no necesitas tener una licencia de caza para comprar un arma, aunque sí la necesitas para cazar, al igual que en España. Otra cosa es que, para sacar la licencia de armas tipo D, que es la que ampara un arma como el AR-15 en nuestro país, necesites de un examen teórico práctico al que se refiere el artículo. Las licencias de caza tanto en EEUU como España, se saca telemáticamente en minutos, aunque en EEUU dependiendo del estado necesitarás realizar un curso previo, presencial u online. En España hay una licencia de caza por comunidad autónoma, en EEUU, una por cada estado.

También miente con las cifras de rifles semiautomáticos en EEUU, habla de 12 millones. La última estimación, que data de aproximadamente hace 5 años, es de más de 20 millones. Desconoce que los civiles estadounidenses llevan comprando rifles semiautomáticos desde 1907, concretamente todo comenzó con el modelo Winchester 1907 en el cartucho .351 Winchester (calibre 8,94 mm).

En definitiva, el artículo de la periodista del ABC es una auténtica basura tendenciosa, malintencionado y lleno de mentiras. Pero estos son muchos de los periodistas que tenemos en España, «mercenarios de la información» que parecen no tener escrúpulos en hacer un bodrio como este.