fbpx

Desternillante parodia del Land Rover Santana, un clásico para la caza y el campo

Javito Rivas, uno de los cómicos e improvisadores más célebres de nuestro país, parodia en este vídeo al mítico Land Rover Santana, uno de los coches más utilizados por cazadores.

javito rivas santana
El Santana y Javito Rivas. @ YouTube

Los puedes ver abollados, sin cristales, oxidados, echando humo como un petrolero… pero nunca verás un Santana parado. Es, quizá, el eterno entre los eternos. Un emblema de toda buena finca que se precie –sea de caza o no–. Nunca se rompe, carga con perros, reses, paquetes de paja, chotos recién paridos, perros, cubas de agua… lo que le eches. Es lo que parodia en el siguiente vídeo Javito Rivas, uno de los cómicos e improvisadores más célebres de nuestro país en la actualidad.

El Land Rover Santana comenzó a ser producido por Santana Motor en el año 1958. Desde entonces y hasta 1994 no dejaron de fabricarse. Aunque está basado en el británico Land Rover Defender y sus antecesores, los Land Rover Series, han tenido líneas evolutivas diferentes. De hecho, contaba con un modelo llamado ‘El cazador’.

Con estas frases parodia Rivas el Santana:

Landrover Santana, el todoterreno inglés con acento andaluz.

Este vehículo no se adaptaba a los terrenos, los terrenos se adaptaban a él.

Es el coche preferido de Chuck Norris.

Ha subido más pendientes que la cabra de Pedro.

Dicen que un día se paró en medio del monte y le pararon los de SEPRONA.

El Cañonero de Homer Simpson era un Santana

Cuando este coche da las largas los árboles se apartan.

Muchos hicieron la mili con este vehículo.

Al ralentí temblaban los cristales

Su motor es más fiable que la navaja suiza de MacGyver.

Es indestructible.

La puerta de los laterales está más remachada que la pista de los coches de choque.

Muchos lo llaman el Kílian Jornet.

Se lo sube todo.

Y recuerda: si algún día viste algún Santana en un taller sería un tenista.

Cinco míticos coches para ir de caza que son indestructibles

coches para cazar eternos

Si eres cazador, seguro que alguna vez en tu vida te has montado en uno de ellos para ir a cazar. Son un puñado de coches ‘elegidos’ que destacan en nuestro mundo rural por su extraordinaria capacidad de resistir al paso del tiempo, de los kilómetros y del trabajo.

Antes de la llegada de los Dacia Duster, las pick-up y los SUV 4×2 que te hacen el apaño, los cazadores nos montábamos en ellos para ir a nuestros cotos, cargar con la cuadrilla, los perros, las piezas y nuestra ilusión. De hecho, muchos de ellos siguen operativos. Porque son indestructibles: estos son.