fbpx

Esta es la increíble muestra de un setter escocés ante una becada que apeona junto a él

Un setter escocés, de nombre ‘Arlo‘, permanece impávido ante una becada inmóvil que camina a centímetros de él.

Javier Fernandez-Caballero

El siguiente vídeo da fe de la belleza de la becada, una de las aves cinegéticas más enigmáticas y apreciadas en el mundo que tenemos la suerte de poder disfrutar en nuestro país. Estas imágenes demuestran por qué la caza de la dama del bosque tiene tantos adeptos en la Península, ya que se trata de una de las piezas que ponen a prueba tus reflejos y los de tus perros.

En concreto, se trata de un setter escocés, de nombre ‘Arlo‘, que se descara ante una becada que permanece inmóvil en los primeros segundos y que posteriormente marcha delante del perro, que también se queda totalmente hierático. Aunque la grabación ha sido tomada en Estados Unidos y se trata de una becada americana, es una prueba más de la genial forma de esconderse entre la hojarasca de este ave tan singular.

«Arlo, siempre súper firme, pasando por un momento de persecución muy tentador. Estas migratorias están llegando, y no están muy interesadas en volar de nuevo», señala el autor de la grabación en ésta.

En este otro vídeo, dos perras de caza setter, ‘Naia’ y ‘Guiness’, protagonizan otra genial muestra de una becada que también permanece totalmente quieta durante un cuarto de hora. El vídeo, según detalla el autor, fue grabado el pasado 12 de enero en un coto de Francia. «Perdón por el encuadre y el temblor, pero no soy cámara», se disculpa el cazador ante las casi 30.000 personas que han visto ya la grabación a través de YouTube.

Becadas: cómo encontrar y dar caza a la dama del bosque

Becadas: cómo encontrar y dar caza a la dama del bosque
Perro con una becada tras un día de caza. ©Israel Hernández

La becada es un ave muy querenciosa. Le gusta acudir a los mismos sitios para resguardarse o comer. Conociendo este rasgo de su comportamiento, cuando hayamos encontrado una zona con becadas que se nos han ido –por fallar el tiro o porque nos pillaron desprevenidos– volveremos al mismo lugar una hora más tarde. Así se da con ella.