fbpx

Un macho de perdiz roja se impone a un gallo que lo triplica en tamaño y se adueña del corral

Este vídeo de un macho de perdiz intentando dominar a un gallo que lo triplica demuestra por qué se las considera tan bravas.

Un momento del vídeo.

La perdiz es un animal que nunca dejará de sorprender a los cazadores. En el siguiente vídeo aparece un macho de perdiz roja que planta cara a un gallo tres veces más grande que él para acabar conquistando a una de las gallinas del corral.

El vídeo atestigua lo brava que es esta especie y lo valiente que es el macho que aparece en él. Aunque no ha trascendido el lugar en el que ha sido grabado, probablemente se trate de un pájaro de reclamo criado en cautividad por algún cazador y que ha decidido soltar por un momento en el corral.

¿Por qué se comporta así este macho de perdiz?

Durante la época de celo de la perdiz, los machos muestran un claro comportamiento de defensa del territorio. Si es necesario, el macho puede llegar a atacar a otros animales más grandes, como en este caso.

Y es que cuando llega el periodo de reproducción, el deseo de engendrar una familia del macho de perdiz hace que esta ave baje la guardia y se olvide hasta de sus depredadores o, como es el caso, del tamaño de su contrincante.

¿Cuándo se produce el celo de la perdiz?

El comportamiento del macho de este vídeo, está directamente relacionado con su celo. Pero, ¿cuándo se produce éste? Existen dos períodos diferenciados desde el punto de vista reproductivo: el período de celo y reproducción y el período de bandos.

Según detalla Ciencia y Caza, el primero se desarrolla desde el inicio del invierno (en dependencia de la altitud y latitud), cuando comienzan a observarse parejas que, una vez fijada el área de anidamiento, construyen un nido en el que realizan una puesta media de 7-18 huevos. Se ha demostrado que el macho puede incubar una segunda nidada y que ambos sexos son promiscuos.

Tras 23-24 días de incubación nacen los perdigones, que son nidífugos. Una vez llegado el período de caza, el número medio de perdigones por pareja se sitúa en torno a 5-7 individuos. El período de bandos, desde final del verano hasta el siguiente periodo reproductor, presencia la agrupación de polladas (progenitores con sus pollos) y otras perdices que no se han reproducido.

Otros comportamientos del celo de una perdiz criada en cautividad

Por último, exponemos otro vídeo en el que se muestran otros comportamientos del celo de una perdiz criada en cautividad. En este caso, no es el ataque, sino el singular canto que tanto enamora a los cazadores amantes de su caza.

Dos machos de perdiz encelados se meten en mitad de un campo de tiro sin darse cuenta

perdices enceladas

La perdiz roja es una especie esquiva que evita el encontronazo con el ser humano, ya sea volando o escondiéndose en el suelo. Los cazadores se las ven y se las desean para dar con ellas en sus cotos de caza.

En este vídeo varios cazadores quedan boquiabiertos porque los dos animales se encuentran muy cerca de ellos y no solo eso… sino ¡a escasos metros de un campo de tiro! Con los disparos de fondo y las personas a pocos metros de las patirrojas, los cazadores graban la increíble escena. Te la mostramos aquí.