fbpx

Un cazador abate un gran jabalí 'en defensa propia'

Un jabalí con unos tremendos colmillos se dirige corriendo hacia un cazador. El hombre no puede disparar. Los perros vienen muy cerca pero el cochino se acerca peligrosamente.

jabalí ataca a cazador
El jabalí corre a por el cazador sin que este pueda disparar. © YouTube

Imagina que estás en un puesto de montería y que a lo lejos ves cómo los perros corren tras un jabalí de ensueño. El animal, que cuenta con unos destacables colmillos, corre por todo lo limpio hacia tu posición, pero hay un problema: los canes lo acosan muy cerca.

El peligroso ángulo de disparo hace que sea imposible apretar el gatillo sin poner en riesgo la vida de los perros que al levantado al macareno, por lo que solo un cazador con los nervios muy templados será capaz de juzgar correctamente el lance como lo hace el protagonista del siguiente vídeo. Este último, aguanta lo imposible hasta que tiene al jabalí tan cerca que, de un certero disparo, lo abate y el animal cae junto a sus pies.

El increíble lance ha sido filmado en una batida en Turquía y en tan solo unas horas acumula ya más de 20.000 reproducciones en YouTube.

¿Cómo actuar ante el ataque de un jabalí?

¿Cómo actuar ante el ataque de un jabalí?
Ataque de jabalí.

Si hay una especie en España que se acerca a lo que en otros países se conoce como ‘caza peligrosa’ ésa es, sin duda, el jabalí. Y no lo decimos porque sí. Es el animal que más bajas ha causado en las recovas y el que ha mandado a más monteros y rehaleros al hospital. Incluso ha llegado a matar a algunos cazadores.

La colmillada de un jabalí suele ir al mismo sitio que la cornada de un toro: cerca de la ingle y buscando la femoral. Por su parte, el mordisco de una guarra te puede partir cualquier hueso del cuerpo con una facilidad pasmosa y eso, amigo cazador, son palabras mayores. No existe tablilla que lo merezca.

Si se encuentra acorralado o herido, o simplemente se siente amenazado, es muy peligroso y no duda en arremeter contra lo que se le pone por delante. Su rapidez, su tremenda fuerza y sus colmillos pueden poner en un aprieto a cualquier cazador. Por eso, en este artículo enumeramos distintas situaciones que se pueden producir en el campo y las diferentes formas de actuar según las circunstancias.