fbpx

La Generalitat cede a la presión de los cazadores y modifica la normativa que provocó la huelga

La Generalitat modifica el polémico punto de la orden de vedas que exigía la comunicación previa del lugar de las batidas y por el que los cazadores de la región paralizaron la caza hace unas semanas.

jabalies-corriendo
Jabalíes. © Shutterstock

El Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña ha publicado este jueves la Resolución ACC/2716/2022, de 12 de septiembre, por la que modifica a su vez la Resolución ACC/821/2022, de 22 de marzo. En ésta se recoge la modificación del polémico 8.3 por el que los cazadores de la región paralizaron la caza.

En concreto, la resolución expone que «dadas las dificultades técnicas manifestadas por el colectivo de cazadores a la hora de cumplir la necesidad de comunicar las batidas de caza mayor durante la temporada hábil de caza, y con el fin de asegurar el adecuado despliegue de las disposiciones de seguridad y control de la caza establecidas en el punto 8, se considera conveniente prever el despliegue gradual de la aplicación de esta medida, la cual afectará inicialmente a todos los espacios de las Reservas Nacionales de Caza y Zonas de Caza Controlada, así como a las batidas que deban realizarse en determinados espacios naturales. También se sustituye la indicación de coordenadas UTM por la indicación del paraje donde se realizará la batida, para facilitar el envío de la información».

En definitiva, modifica los apartados 8.3 y 8.4 de la citada resolución, que elimina los principales puntos de conflicto con el colectivo de cazadores, motivo principal de la huelga que han protagonizado en las últimas semanas. Recordamos que desde el pasado mes de julio, la Federación Catalana de Caza y sus cinco representaciones territoriales venían recomendando no iniciar la temporada de caza mayor hasta que el Departamento de Acción Climática de la Generalitat no atendiese las peticiones del colectivo.

La primera en hacerlo fue la Territorial de Girona: entonces, los cazadores calificaron de «inadmisible» la nueva imposición en la resolución de vedas del punto 8.3 que ahora se rectifica. Concretamente este obligaba, desde este pasado domingo 4 de septiembre, a notificar las cacerías colectivas «de una forma compleja y nada adaptada a las necesidades de sus federados», exponían los cazadores.

Como explicábamos el pasado mes de mayo en Jara y Sedal, las medidas que obliga la Generalitat eran efectivas siempre y cuando fuesen acompañadas de otras medidas de seguridad, como prohibir el acceso a los viandantes a los lugares en los que se celebran batidas para salvaguardar la seguridad total, algo que los cazadores denunciaban. Estos puntos además estaban impugnados ante la justicia por parte de la Federación catalana.

Modificación del punto 8.3

8.3 La persona o entidad titular del aprovechamiento cinegético o la persona en quien delegue, de acuerdo con el plan técnico de gestión cinegética vigente, comunicará con la máxima previsión posible, y en todo caso antes de su inicio, al Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, por los medios telemáticos que este Departamento habilite, las batidas de caza mayor previstas durante la temporada hábil de caza, indicando la matrícula del terreno cinegético, la fecha, el horario previsto, el municipio y la ubicación o paraje de la redada previsto inicialmente.

Cabe destacar que la aplicación del presente artículo se establece en las zonas y períodos que seguidamente se describen, excluyendo de esta obligación, tal y como se reclamaba por parte de la FCC, las áreas privadas de caza. No obstante, sí se aplicará en Espacios Naturales Protegidos de la comunidad autónoma.

Espacios de aplicación

1.- En las Reservas Nacionales de Caza y las zonas de caza controlada: Desde la entrada en vigor de esta resolución al 26 de marzo de 2023.

2.- En los Espacios Naturales Protegidos listados en el anexo 1: Del 1 de diciembre de 2022 al 26 de marzo de 2023.