fbpx

Así actúan impunemente los furtivos de liebres: persiguiéndolas en época de veda y desde el coche

Dos vehículos circulan a toda velocidad por tierras privadas fuera de pistas y destrozando las fincas de los agricultores mientras varios galgos persiguen a una liebre.

galgos furtivos
Los individuos corriendo galgos desde el coche. © YouTube

La impunidad con la que actúan los furtivos en la comarca de La Sagra, en Toledo, es tal que raro es el día que no acuden con sus todoterreno a correr liebres sin que poco o nada puedan hacer los guardas de la zona. Ya lo avisábamos a finales de la pasada semana en un nuevo caso y este lunes en otro con las imágenes que varios seguidores de Jara y Sedal nos han hecho llegar.

En ellas se puede ver a varios individuos corriendo liebres con galgos desde sus coches y en tiempo de veda. Aunque no hemos podido contrastar el paraje exacto, fuentes del mundo galguero aseguran que podrían estar grabadas cerca de la localidad toledana de Ugena.

Durante los segundos que dura la grabación se ve puede ver cómo vulneran la ley en diferentes ocasiones. En primer lugar los vehículos circulan por tierras privadas fuera de pistas, destrozando las fincas de los agricultores. Además, persiguen a liebres fuera su época de caza.

Tal y como ya afirmó a este medio en otra ocasión similar el abogado especializado en caza Jaime Valladolid, «este tipo de carreras no están reguladas por ninguna ley de caza y, por tanto, no son legales». Además, el hecho de furtivear con galgos en esta época del año es también sancionable.

El Seprona pilló en julio a dos furtivos corriendo liebres con galgos desde el coche y por la noche en Valladolid

furtivos galgos

El Equipo del Seprona de Valladolid sorprendió en julio a dos personas cuando furtiveaban liebres con galgos por la noche en un pinar de especial protección de la localidad vallisoletana de Simancas. Según informa el Instituto armado, los hechos ocurrieron en la noche del jueves día 22 al viernes 23 de julio, cuando los agentes que prestaban servicio propio de su especialidad observaron unas luces extrañas en el interior de un pinar de Simancas y procedieron a comprobar las circunstancias.