fbpx

Un corzo mordisquea un arbusto sin saber que en realidad es una cazadora camuflada

El corzo se acerca a la arquera tanto que incluso se empieza a comer su traje de camuflaje 3D.

Javier Fernandez-Caballero

Stefania Lea Paulsen es una cazadora danesa muy conocina por sus producciones audiovisuales. Ha cazado por todo el mundo y cuenta con un canal de YouTube donde se pueden ver muchos de sus viajes. Pero a pesar de haber vivido cientos de experiencias de caza en diferentes puntos del planeta, ninguna ha sido tan intensa como la que te traemos a continuación.

El vídeo que te mostramos más abajo ha sido grabado esta misma semana y muestra cómo Stefania se encuentra cazando corzos desde un puesto de espera, perfectamente mimetizada, cuando un corzo nuevo entra en escena.

Se trata de un joven macho que tímidamente se acerca hasta ella, que pacientemente lo observa sin moverse lo más mínimo. En un momento dado, el ejemplar se acerca tanto hasta ella que llega a intentar comerse las hojas de plástico de su traje de camuflaje, mientras una cámara graba toda la escena.

«Comenzó a comerse mi traje 3D»

«¡Esta experiencia fue genial! ¡No lo puedo creer! Podría haber disparado a este corzo muchas veces», reconoce Stefania en su perfil de Instagram. «Me alegro de no haberle disparado porque de lo contrario no habría tenido esta experiencia única que he grabado en vídeo», comenta la cazadora en la red social.

«Al corzo le debió gustar el olor de mi spray antimosquitos, porque él se me acercó, se fue detrás de mí, raspó mi cámara, mi silla y comenzó a comerse mi traje 3D. Luego caminó delante de mí y miró bien mi cara. Algo le asustó y se escapó…», recuerda la cazadora.

Un joven cazador logra atraer y cazar a un extraño corzo con su arco

Un joven cazador logra atraer y cazar a un extraño corzo con su arco

El confinamiento al que nos somete el coronavirus nos ha impedido salir al campo con el inicio de la temporada corcera. Por eso, es un bueno momento para rememorar algunas de las mejores historias vividas por nuestros seguidores, como la de este extraño corzo abatido durante el celo el año pasado.

Deja una respuesta