fbpx

Los científicos acorralan al impulsor de la ley animalista: «No te degrades intelectualmente más, Sergio»

Sergio García Torres ha llamado «negacionistas» a quienes defienden la importancia de reconocer los impactos negativos que los gatos tienen sobre la biodiversidad, los mismos que piden modificar la ley animalista. La comunidad científica le ha respondido en Twitter.

Sergio García Torres.
Sergio García Torres.
Autor: Edu Pompa
Publicado: 20 de octubre de 2022 / Actualizado el: 2022/10/20 - 14:21

El director general de derechos de los animales, Sergio García Torres, compartió el pasado viernes 14 de octubre un mensaje en su perfil oficial de Twitter en el que llamó «negacionistas» a quienes se han mostrado en contra de la ley animalista que pretende ‘blindar’ a las colonias de gatos en España.

Fue a finales del pasado mes de septiembre cuando las principales Sociedades Científicas de Conservación de la Naturaleza de España hacían un llamamiento sobre la importancia de reconocer los impactos negativos que los gatos -tanto domésticos con acceso a exterior como los callejeros sin dueño- tienen sobre la biodiversidad y pedían modificar la ley de Bienestar Animal.

La comunidad científica responde

La reacción de la comunidad científica contra la normativa redactada desde los postulados animalistas más radicales no ha sido del agrado de García Torres, quien afirmó el pasado viernes en su perfil de Twitter: «¿Por qué ahora es el gato responsable de todos los males?. O ¿es solo un chivo expiatorio? La Ley de Protección animal propone por primera vez un control integral de su población y es ahora cuando surgen los negacionistas», a la vez que compartió un artículo del blog de Público que criticaba el señalamiento del gato doméstico como una de las mayores amenazas para la vida silvestre.

Sin embargo, varios expertos en fauna no han podido morderse la lengua y han contestado a García Torres por la misma vía: «Para impactos en biodiversidad hay que hacer caso a estudios de ecología, no la opinión personal de un toxicólogo (…) conocido por ser animalista. Deja de manipular», le ha espetado Pedro Romero-Vidal, investigador predoctoral de la Universidad Pablo de Olavide.

Por su parte, el biólogo Antonio Torralba ha criticado «promover el mantenimiento» de los gatos callejeros: «Es lo contrario a una gestión favorable a la biodiversidad». Además, el biólogo y máster de ecología Adrián Barrero Diego, ha añadido: «¿Estás tachando al entorno científico de negacionista, basándote en un blog de mierda que dice literalmente que ‘la realidad es que no hay ningún dato que documente estos presuntos problemas’?».

No son los únicos, Félix Sánchez, también biólogo, ha escrito: «No te degrades intelectualmente más Sergio. Los biólogos expertos en biodiversidad te han dado pruebas y argumentación, sé racional y asume que tu ley es errónea y debe cambiarse».

Pueden leerse muchos mensajes más en la misma línea como el del ecólogo Juan Manuel Pérez García, de la Universidad Miguel Hernández de Elche, quien ha respondido: «Sinceramente, @SergioGaTorres creo que deberías sentarte con científicos que trabajen en conservación y que cuenten porqué criticamos algunos puntos concretos de esta propuesta de ley. Estas frases simplistas de que somos «negacionistas» o que «odiamos a los gatos» no ayudan».

El impacto de las colonias de gastos asilvestrados en la biodiversidad

gato-lagartija
© Shutterstock

Sobre el impacto de los gatos asilvestrados en la fauna ya son varios los estudios que han demostrado que estos felinos son responsables de la extinción de 63 especies de animales. En este mismo sentido, también recordaremos que hace unos meses un equipo de investigadores del Museo de Ciencias Naturales de Madrid (MNCN-CSIC) analizó en un artículo publicado en la revista Science of the Total Environment, cómo afecta la presencia de las colonias censadas de gatos callejeros a las aves. En el caso particular de Madrid, donde se ha centrado esta investigación, hay un total de 1171 colonias registradas, poblaciones que reciben los cuidados de la ciudadanía.