fbpx

Un cazador de Toledo caza con huskies siberianos que paran y cogen conejos a diente

Los tres huskies de Vicente Mayoral paran y levantan conejos como los mejores podencos. Todo comenzó por casualidad pero reconoce que ahora no los cambiaría por nada: «Mis perras son famosas, todos los cazadores quieren ir con ellas a los conejos».

Vicente Mayoral, un apasionado cazador de menor de 55 años y residente en Val de Santo Domingo (Toledo), acude siempre que puede con sus tres huskies siberianos a cazar conejos. También acompaña con ellos a otros aficionados a la menor: «Vendo días de caza y cuando viene gente llevo las perras y alucinan», nos cuenta.

Sobre el inicio en la caza con esta raza nada común en estas lides, reconoce que fue casual: «Mi mujer compró una husky siberiano y como no le hacía mucho caso me dijo que me la tenía que llevar yo al campo».

Vicente comenzó entonces a salir con Lara -su primera husky que ahora tiene seis años- al campo en el coche y relata que «cuando veía los conejos cruzarse por delante se desesperaba». «Era impresionante la sangre que tenía, así que comencé a dejarla cazar y a sujetarla, porque se iba algo larga, y ahora es una maravilla», asegura.

Desde entonces Mayoral lleva cinco años cazando con ella y desde hace dos con Cora y Muca, dos cachorras que son hijas de Lara y de un perro «de paseo». Aún así Vicente ha conseguido del cruce otras dos perras muy apasionadas por la caza.

Este cazador toledano explica a Jara y Sedal que «cada una coge un líneo de rastrojo y van buscando». «Las sujeto porque corren mucho y si no cogen ellas los conejos y no dejan que los cazadores disparen», añade. Por último recuerda cómo un día una de ellas se quedó parada y creyó que se trataba de un conejo, «¡pero saltó una perdiz! (…) No hay mucha aquí pero estoy seguro que si las llevase a ellas también las pararían», concluye.

Tres perros buscan un conejo en un huerto y ¡mira lo que encuentran!

jabali
Tres momentos del vídeo en el que los perros acechan al jabalí. / Instagram

El siguiente vídeo demuestra que tal vez sea hora de actualizar el refrán que dice que donde menos te lo esperas, salta la liebre. Y es que uno no espera encontrar un jabalí encamado en su huerta. Es el caso del siguiente vídeo, en el que podemos ver a un paisano, con sus perros, desencamando a un buen cochino que permanece escondido junto a una pared. Te lo mostramos en este enlace.

Deja una respuesta