fbpx

El canto de la perdiz roja en Sierra Morena, un himno a la caza menor

El cantaor flamenco José Domínguez Muñoz, más conocido como El Cabrero, protagoniza un fandango dedicado al canto de la perdiz en Sierra Morena. El vídeo muestra además espectaculares imágenes de lugares con arraigada tradición cinegética.

canto de la perdiz roja
Una perdiz roja (Alectoris rufa). © Shutterstock

Seguro que alguna vez te ha emocionado una canción que tenga que ver con el mundo de la caza, ¿no es verdad? La que te mostramos a continuación, si eres un apasionado de la perdiz y su canto, también te va a llegar a lo más profundo. Está protagonizada por José Domínguez Muñoz, más conocido como El Cabrero, un cantaor flamenco que cuenta entre sus canciones con un fandango que le sonará a miles de cazadores: El canto de la perdiz en Sierra Morena.

En él, ahonda en la importancia que tiene el canto de la perdiz y de todos los pájaros que suenan en el monte cuando llega la primavera. Las imágenes que acompañan el vídeo están tomadas en el entorno de Espiel (Córdoba), en las que aparecen lugares como la Sierra del Castillo, Cerro del Niño, Cerro de Miraflores, paraje de Estrella… que han sido tomados por el autor de éste, Antonio José Sinoga. Esta es la letra de la canción:

El canto de la perdiz…

y el perfume de la sierra…

el canto de la perdiz

el ganao en la sementera

es lo que me gusta a mi

al llegar la primavera…

En el olivo,

el petirrojo en la zarza,

La boguilla en el olivo

la alondra con su cantar,

la zapata en los caminos

y en el río el pato real.

Este es el extraordinario canto de una perdiz roja criada por un cazador desde que era un pollito

Salvador Sánchez y su perdiz roja Tako. © S. S.

Hace unos meses tuvo lugar la época de la caza de la perdiz roja (Alectoris rufa) con reclamo. Fueron entonces muchos los cazadores que se echaron al monte con su macho y su jaula dispuestos a practicar una modalidad cinegética milenaria, pero hay que recordar que aunque este tipo de caza dure tan sólo unas semanas, la pasión por ella debe hacerse valer durante todo el año, como el siguiente protagonista en Jara y Sedal atestigua.