fbpx

Los andaluces no quieren animalismo anticaza: PACMA y Adelante Andalucía se estrellan en las urnas

PACMA consolida su declive perdiendo a más de la mitad de sus votantes y Adelante Andalucía obtiene una mínima representación.

Un militante de PACMA durante la campaña electoral.
Un militante de PACMA durante la campaña electoral. © PACMA

El partido animalista PACMA sigue consumando su desmoronamiento en toda España. El partido que preside el cordobés Javier Luna ha sufrido un nuevo batacazo electoral continuando con la tendencia regresiva del último lustro. Con el 88% de los votos escrutados, la candidata Cristina García solo ha obtenido 31.284 votos en las Elecciones al Parlamento de Andalucía de 2022. Esto es menos de la mitad que en las últimos comicios andaluces, cuando obtuvo 69.905. Estos datos desastrosos confirman que los ciudadanos de esta comunidad autónoma también han dado la espalda a esta opción minoritaria y residual.

De esta manera, PACMA encadena una nueva derrota que se suma a la del pasado mes de febrero en Castilla y León, donde perdió al 30% de sus votantes, y a la del pasado mes de mayo en la Comunidad de Madrid, donde tampoco obtuvo representación y perdió casi la mitad de los votos obtenidos en los últimos comicios. Recordamos también que en las elecciones de Cataluña -anteriores a las madrileñas- ni siquiera llegaron a presentar candidato. En cuanto a las últimas elecciones generales, PACMA obtuvo su peor resultado desde 2015 y fue la primera vez que obtuvo menos sufragios que en los anteriores comicios.

Adelante Andalucía también se estrella en las urnas

La otra opción política animalista y declaradamente anticaza que concurría hoy a las elecciones era Adelante Andalucía, el partido que tiene a Teresa Rodríguez como cabeza de lista. La mayoría de los ciudadanos andaluces también han dado la espalda a sus radicales propuestas, que solo han obtenido dos escaños, 15 menos que en 2018, cuando acudió a las urnas en confluencia con Izquierda Unida.

Tal y como te contábamos en días pasados, su programa electoral contenía un rosario de medidas en contra de la actividad cinegética y de los cazadores. De hecho, fue el único partido con opciones de entrar en el Parlamento de Andalucía que no contestó a la Federación Andaluza de Caza para dialogar sobre la propuesta del Pacto Andaluz por la Caza que sí firmaron el resto de partidos.