fbpx

Un zorro sorprende a una cuadrilla de agricultores de Jaén

Una cuadrilla de agricultores de Jaén se topó con la sorprendente reacción de un zorro que merodeaba por la zona en la que pararon a tomar el almuerzo.

El zorro sorprende a los jornaleros.
El zorro sorprende a los jornaleros.

Si por algo se caracteriza el zorro, es por su habilidad, por su inteligencia y por su oportunismo, tres cualidades que posee el protagonista del siguiente vídeo. Se trata de una especie cinegética capaz de desarrollar unas increíbles dotes de supervivencia gracias a las cuales su población se mantiene en un nivel alto en la mayoría de acotados de nuestro país. Por ello, hoy podemos encontrar zorros en lugares muy dispares: desde el monte más recóndito hasta en los contenedores de algunas zonas cercanas a núcleos urbanos.

En este caso, este raposo acudió a visitar a una cuadrilla de agricultores que se encontraban podando olivas en las cercanías de Villacampo del Moral, una aldea perteneciente al municipio jiennense de Huelma. El autor del vídeo fue José Miguel Rabaneda Figueras, uno de los hombres que aparecen en escena, oriundos de la localidad de Cambil.

David Oya Muñoz, cazador de la sociedad del municipio y técnico de Medio Ambiente del Ayuntamiento de la localidad, ha enviado el vídeo a la redacción de Jara y Sedal y ha explicado que el zorro llegó «en el descanso que los agricultores hacen a media mañana para tomarse el bocadillo», deambulando por el lugar como se puede ver en la grabación.

Un zorro muy descarado

«Como el celo del zorro va un poco retrasado debido a las lluvias, es normal que se vean a media mañana estos animales últimamente», relata Oya. Debido a esto, los raposos están «tolerando mejor la presencia humana», reconoce el cazador.

«En otras zonas como el Parque de Cazorla es normal verlos, porque la gente les echa de comer, pero no aquí», puntualiza. «De las personas que aparecen en el vídeo, tres son cazadores, y se sorprendieron mucho de verlo tan cerca; incluso a uno de ellos se le escucha preguntarse si el zorro estaba malo», expone.

Además, explica que «ahora, en época de celo, los zorros se mueven mucho y necesitan mucha comida, y si ven gente, se acercan a ver si hay suerte y cae algo».

El celo del zorro

El celo del zorro sucede entre diciembre y febrero y la gestación dura 52 días, sucediéndose los partos durante los meses de marzo y abril en la madriguera -generalmente utilizada sólo en el período de cría- con un tamaño medio de camada de 4-5 cachorros. Estos se destetan a las 8-10 semanas, produciéndose la dispersión de los juveniles al inicio del otoño siguiente.

Por último, recordamos las imágenes de otros zorros que han protagonizado casos curiosos en los últimos meses, como el raposo que se coló a la furgoneta de unos albañiles que se disponían a hacer unos arreglos en una carretera. Buscó una nevera, la encontró e intentó abrirla. También recordamos el que ‘quiso robar’ el visor del arma de un cazador durante una batida de jabalí en Ávila.