fbpx

¿Por qué es falso que los perros de caza queden desprotegidos si se excluyen de la ley animalista?

El entorno animalista está difundiendo la falsa idea, replicada por personajes públicos como Jorge Javier Vázquez, de que si los perros de caza son excluidos de la ley animalista de Podemos estos quedarán desprotegidos. Un experto jurista nos explica por qué es rotundamente falsa esa afirmación.

Un perro de caza en la multitudinaria manifestación del 20M en Madrid. © Ángel Vidal
Un perro de caza en la multitudinaria manifestación del 20M en Madrid. © Ángel Vidal

El bulo se comenzó a fraguar desde la cuenta del mismísimo Sergio García Torres, director general de derechos de los animales y verdadero impulsor del Anteproyecto de Ley de Bienestar y Derechos de los Animales, quien el pasado 4 de septiembre compartió a través de su cuenta de Twitter una imagen antigua de varios galgos ahorcados junto al texto: «La Ley de Protección Animal evitará está crueldad e identificará a quien pudiera hacerlo ¿Quién puede estar en contra de acabar con estas imágenes? No más abandono, no más descartes, no más sacrificio». De esta manera, daba a entender que si la ley no salía adelante, o quedaban excluida de ellos los perros de caza, estos quedarían a merced de este tipo de situaciones.

El bulo fue cogiendo mayor dimensión cuando el PSOE anunció a través de Patxi López, su portavoz en el Congreso, que introduciría una enmienda para excluir a los animales auxiliares de caza de la norma: «lo que haríamos sería una legislación específica para ellos», aseguró. Esto provocó la reacción de los radicales anticaza, quienes comenzaron a difundir la falsa idea de que si los perros de caza quedan fuera de la ley animalista estarán a merced del maltrato.

Tanto es así que el presentador de televisión Jorge Javier Vázquez contribuyó a difundir el bulo desde sus redes sociales compartiendo una foto junto a sus tres galgos y el texto: «Romeo, Lima y Bart estarán protegidos por la Ley de Protección Animal porque están conmigo, pero si estuvieran en manos de cazadores, a pesar de ser los mismos perros con las mismas necesidades, no. Eso es lo que pretende llevar a cabo el PSOE para satisfacer al lobby». Pero ¿es esto cierto?

Los expertos desmontan el bulo animalista sobre los perros de caza

Según el abogado especializado en derecho medioambiental Jaime Valladolid «asegurar que los perros de caza van a quedar desprotegidos si no están en la Ley de Bienestar Animal es una falacia, absolutamente falso». El experto jurista señala varios puntos que desmontan este argumento anticaza. «En primer lugar porque todos los perros que se utilizan en la caza, y muy especialmente los que forman parte de rehalas y recovas, ya cuentan con normativas autonómicas que son de aplicación y que sin embargo no incluyen a otros perros que son simples animales de compañía». Por tanto, los perros de caza ya están regulados por normas como el Real Decreto 638/2019, de 8 de noviembre, aunque no salga adelante la ley animalista.

Por otro lado, Valladolid recuerda que «el PSOE ya ha anunciado que va a crear una normativa específica para animales de actividades deportivas, cetrería, perros pastores del ganado, perros de las fuerzas de seguridad del estado, de las fuerzas armadas, de rescate, perros de caza, rehalas y animales auxiliares de caza», por lo que es falso que vayan a quedar sin normativa adicional a la ya existente que los ampare.

Además, el experto recuerda que «ya hay normativa vigente que también obliga a los propietarios a cumplir unos requisitos sanitarios, de transporte y bienestar animal que son de exclusiva aplicación a los perros de caza».

Todos los perros ya están protegidos frente al maltrato con la legislación actual

Con respecto al maltrato animal, Jaime Valladolid recuerda que, al margen de que se apruebe o no la ley animalista, la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal ya está protegiendo a cualquier tipo de perro, usado o no para cazar: «los delitos de maltrato animal van a seguir siendo de aplicación a cualquier animal doméstico, incluidos, como hasta ahora, los que son usados en la práctica de la caza» por lo que «en ningún caso quedan desprotegidos como se está afirmando».

Valladolid también recuerda a Jara y Sedal que las propias comunidades ya están desarrollando sus propias normas de bienestar animal y en muchos casos, como País Vasco o Navarra, su ámbito de aplicación no afecta a los perros de caza.