fbpx

Una liebre aguanta a que este niño la acaricie antes de soltar los galgos

Edu Pompa

Cazadores salmantinos localizaron una rabona tumbada e intentaron acercar al más pequeño de la cuadrilla para que la viera. Para su sorpresa aguantó más de lo previsto y consiguieron grabar un lance que tardarán mucho en olvidar. 

Momento en que uno de los galgueros ve a la liebre en la cama e indica dónde está para que el niño la vea. / Instagram

El siguiente vídeo en el que un grupo de galgueros localiza una liebre tumbada y se acercan para que el más pequeño de la cuadrilla la vea no para de compartirse en las redes sociales. Según han asegurado algunos internautas, habría sucedido en Villares de la Reina, a escasos cinco kilómetros de Salamanca. 

«Quieto que la grabo», relata quien filma el vídeo mientras uno de los cazadores se acerca junto a un niño para que la vea. «Acaríciala», le dicen al pequeño mientras comienza de cuclillas a tocarla. 

La rabona, confiada en su mimetismo, aguanta las caricias del pequeño durante un minuto hasta que deciden levantarla. Cuando se arranca, los cazadores esperan unos segundos y sueltan los galgos. A partir de ahí se inicia una frenética carrera durante la cual el animal se vuelve en varias ocasiones dando esquinazo a los perros para buscar el perdedero. 

No es la primera vez que vemos cómo una liebre aguanta todo lo posible

Donde menos te lo esperas… ¡salta la liebre!, dice el refrán. Exactamente esto fue lo que le sucedió a nuestro seguidor Alberto García, quien nos enviaba a principios de 2016 el siguiente vídeo donde puede verse a una liebre encamada en un pequeño cerro rodeado de agua. ¿Lo recuerdas?