fbpx

Un jabalí furioso ataca a un cazador que no puede disparar para no dar a sus perros

El animal corre a por el cazador mientras varios perros lo persiguen. El hombre, trata de no disparar para no herir a los canes y resuelve el lance como puede.

Edu Pompa

Las siguientes imágenes fueron grabadas durante una batida de jabalíes fuera de nuestras fronteras, pero representan el perfecto documento que demuestra que un jabalí acosado puede tener mucho más peligro de lo que nos pensamos. Poco después de que los perros levantan al animal y lo persiguen, este último decide romper por lo limpio, donde se encuentra el cazador que apunta al jabalí para tratar de frenarlo. 

El macareno endereza su trayectoria y se lanza directo a por el hombre, que trata de evitar la embestida como puede sin disparar aún para no alcanzar a su perros. Casi con el cañón el arma apoyada en la frente del cochino y, tras haber conseguido escorarse como ha podido, aprieta el gatillo en dos ocasiones.

Afortunadamente el hombre consigue abatir al jabalí sin herir a ninguno de los perros que venían tras él. Sin lugar a dudas se trata de uno de los lances más apasionantes y a la vez peligrosos que hemos visto en los últimos años.

Dispara a un jabalí, falla y tiene que subirse a una encina

Este otro vídeo es uno de los grandes clásicos que recibimos en nuestra redacción hace algunos años. En él se puede ver a un jabalí rompiendo en la postura de un cazador. Cuando el montero dispara, falla estrepitosamente y el animal se va a por él, por lo que no le queda más remedio que correr y subirse a una encina. El jabalí, desde el suelo, muerde el catrecillo mientras el tirador mira impotente desde el árbol.

Aunque se trata de una desternillante recreación, esta situación es más habitual de lo que pudiera parecer. Puedes verlo pinchando aquí.