fbpx

Un cazador encuentra un corzo moribundo en un coto de Asturias

Un cazador graba a un corzo extremadamente delgado y con la cabeza llena de moscas en un coto de Asturias en el que se da la particularidad de que este año no se ha podido cazar esta especie.

corzo moribundo
El corzo moribundo. © YouTube

El siguiente vídeo, filmado en Sariego-Villaviciosa (Asturias), muestra las terribles imágenes de un corzo extremadamente delgado y agonizante en un acotado en el que este año, por diferentes circunstancias, no se han podido cazar los entre 40 o 50 animales que otros años ha autorizado la Administración del Principado.

El cazador Santiago Fernández Jove, miembro de ese acotado, explica a la redacción de Jara y Sedal que «después de diez años de concesión, y por un tema de intereses de unos pocos cazadores sobre el resto de socios, un coto vecino y algún miembro de la sociedad ha tratado de boicotear ésta y, ante la adjudicación de precintos, han presentado varios recursos», expone.

«Estos recursos se han ido liberando en los juzgados, pero lamentablemente este año no se han cazado los 40 o 50 corzos de la asociación de cazadores El Portal», explica Fernández sobre los hechos que han impedido que se cazara esta temporada el duende del bosque en el coto de Sariego-Villaviciosa. «Estas cosas suceden y no hay más, pero de no haber pasado esto, la guardería estaría trabajando y sin embargo ahora están los tres guardas en paro y a la mano de Dios por la acción puesta en marcha por cuatro o cinco personas que va en detrimento de los 400 socios que tiene el coto», denuncia.

Sobre el vídeo del corzo agonizando y que le ha llegado al igual que a esta redacción a través de servicio de mensajería instantánea como WhatsApp, expone que «esto demuestra que la densidad vuelve a regularse y que la propia naturaleza es sabia».

La opinión del experto

Podría pensarse a primera vista que el animal estuviera afectado por la moscarda del corzo o gusano del corzo, que está causada por las larvas de un insecto (Cephenemyia stimulator) que requiere del cérvido como hospedador para completar su ciclo vital. Esta miasis o parasitosis es transmitida por las hembras del tábano, que depositan sus huevos en la nariz del animal y a partir de ahí se desarrollan las larvas que afectan a su nariz y garganta, impidiendo que este pueda respirar o alimentarse con normalidad.

Para saber si podría tratarse de un caso de ‘moscarda’ Jara y Sedal ha querido conocer la opinión de Javier Iñurrieta, técnico forestal y fotógrafo especializado en el estudio del corzo, que ha explicado que «el síntoma del corzo afectado por Cephenemyia stimulator muchas veces es el de desorientación del animal, pero hay que ser cauto porque pueden en este caso puede ser otras causas», señala respecto al animal filmado en Asturias.

«En ciertas zonas ya comienza a ser alarmante la presencia de esta enfermedad. La ACE (Asociación del Corzo Español) actualizó los datos y hay zonas en las que están empezado a salir más animales afectados, sobre todo en Burgos, Soria y Guadalajara», añade.

Asimismo, expone que «no existe un tratamiento como tal. El único posible es a través de la caza para bajar densidades, porque si no la propia enfermedad las reduce como ya ha pasado en Galicia, Asturias o norte de León».

YouTube video

¿Cuántos casos del gusano del corzo hay en España?

La Asociación del Corzo Español (ACE), lleva varios años potenciando estudios sobre el gusano del corzo pero también en cuanto a la mosca de los barros (Hypoderma actaeon), que vuela durante el verano y deposita sus huevos en el pelo del corzo, introduciéndose las larvas a través de la piel, realizando orificios por los que respiran.

Según los datos disponibles en su web, en la campaña 2016-2017 sobre el 30% de los corzos muestreados –de un total de 111– eran positivos al gusano de la nariz, y los primeros estudios de Hipodermosis, han confirmado casos en Guadalajara, Soria, Teruel, Burgos y Guadalajara.

En la web de la ACE podrás encontrar conclusiones interesantes sobre ambas enfermedades según vaya pasando el tiempo y se vayan teniendo más datos en las zonas corceras de España. Cualquier persona que detecte la presencia de este parásito u otros que pudieran aparecer y quiera colaborar en el proyecto, puede descargarse la ficha correspondiente en el apartado ‘Proyecto Oéstridos‘ ubicado en su web.