fbpx

El Gobierno quitará el bozal a los perros potencialmente peligrosos si se aprueba su ley animalista

La ley animalista impulsada por el Gobierno pretende acabar con el listado de perros potencialmente peligrosos. De salir adelante, canes de razas como el Pit Bull o el Rottweiler no tendrán que llevar bozal por la calle si superan un test de sociabilidad que deberán pasar todos los perros.

perro-potencialmente-peligroso-bozal
Perro de la raza American Staffordshire Terrier con bozal. © Shutterstock
Autor: Edu Pompa
Publicado: 15 de noviembre de 2022 / Actualizado el: 2022/11/15 - 12:38

El anteproyecto de Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los Animales continúa dando mucho que hablar y es que en su particular articulado, redactado desde los postulados animalistas más radicales, encontramos epígrafes preocupantes, como el que tratará de eliminar la obligatoriedad de usar bozal por la calle a las razas denominadas potencialmente peligrosas.

Actualmente, los perros potencialmente peligrosos (PPP) deben circular en espacios públicos llevando una correa o cadena menor de dos metros y también un bozal adecuado a la raza. Sin embargo, el Gobierno pretende eliminar esta medida ya que en la página 11 del anteproyecto se especifica que se excluirá «la determinación de la peligrosidad basada tan solo en la pertenencia a una raza determinada». Más adelante, en la 81 de la misma normativa, se indica que «queda derogada la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el Régimen Jurídico de la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos». Esto quiere decir que, de salir adelante la ley animalista que por el momento ya ha conseguido superar hasta tres enmiendas a la totalidad formuladas el pasado 6 de octubre, dejarán de existir razas de perros consideradas potencialmente peligrosas.

Perros de ‘manejo especial’

perros potencialmente peligrosos
© Shutterstock

Según el anteproyecto de Ley, los animales de la especie canina no se clasificarán en ningún caso como animales potencialmente peligrosos. Esto no significa que desaparezca el control sobre los que puedan atacar a alguien, pero ya no se diferenciará por razas: será un test de sociabilidad el que determine si un perro deberá llevar bozal o no. Además, la denominación cambiaría y, tras las pruebas, podrán ser clasificados como perros de ‘manejo especial’.

Por el momento el texto no especifica en qué consistirán las pruebas de socialización ni quién o qué entidades podrán llevarlas a cabo. Todo ello se desarrollaría reglamentariamente.

Test de sociabilidad, curso y seguro obligatorios si quieres tener un perro

Artículo 30 de la Ley de Bienestar Animal.

En concreto es el artículo 30 del Anteproyecto de la Ley de Bienestar Animal el que determina que «las personas titulares junto con sus perros deberán realizar un test para valorar su aptitud para desenvolverse en el ámbito social».

Además, la misma normativa obligará a realizar un curso de capacitación para poder tener perros«Las personas que opten a ser titulares de perros deberán acreditar la realización un curso de formación para la tenencia de perros que tendrá una validez indefinida». Y también establece la obligatoriedad de contratar un seguro en su punto 4: «En el caso de la tenencia de perros y durante toda la vida del animal, la persona titular deberá contratar y mantener en vigor un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, que incluya en su cobertura a las personas responsables del animal, por un importe de cuantía suficiente para sufragar los posibles gastos derivados»

Seis motivos absurdos por los que la ley animalista te multará con hasta 10.000 euros

Una veterinaria realiza una ecografía a una perra
Una veterinaria realiza una ecografía a una perra. © Shutterstock

El proyecto de la polémica Ley de Bienestar Animal no solo pretende imponer la ideología animalista con consecuencias negativas en sectores como la comercialización de animales o la caza. La ley afectará a toda la población estableciendo un gran número de prohibiciones que acarrearán importantes castigos por incumplirlas. Su régimen sancionador considera como infracciones leves, multadas con entre 500 y 10.000 euros, «aquellas conductas que, por acción u omisión, conlleven la inobservancia de las prohibiciones y obligaciones establecidas en esta ley». Desde tener a un perro sin haber hecho un cursillo, ejercer la mendicidad con un can, que una perra que se quede preñada sin permiso, dejar peces sin supervisar más de tres días…

Puedes consultar aquí algunos de los motivos absurdos por los que la ley animalista podrá multarte con hasta 10.000 euros.