fbpx

Graba a un gato doméstico dando caza a un conejo

El gato doméstico es un felino con una increíble capacidad predatoria. Este vídeo en el que da caza a un conejo lo demuestra.

Javier Fernandez-Caballero

Los animales asilvestrados representan una amenaza para la biodiversidad. Uno de los animales que más daño provoca, especialmente a la fauna silvestre protegida, es el gato doméstico, un felino con una increíble capacidad de adaptación debido a su alto instinto depredador.

Según estudios como el del profesor de la Universidad de Nottingham Peter Messent, los gatos dan muerte a numerosos mamíferos y aves puesto que son carnívoros por naturaleza debido a que sus ancestros salvajes eran expertos cazadores en solitario. Ese espíritu cazador sigue en sus genes, y aflora aun cuando convive junto a los humanos. Por eso, muchos gatos domésticos siguen cazando cada vez que les surge la oportunidad, aunque tengan satisfechas sus necesidades alimentarias dentro del entorno normal de una mascota.

El vídeo que mostramos a continuación, grabado por Javier Torrico, da fe de cómo un gato puede llegar a dar caza a un animal tan rápido como un conejo. En este caso se trataba de un conejo de pocas semans.

¿Qué dicen los estudios sobre la capacidad predatoria del gato doméstico?

«Los gatos salvajes suelen hacer varias comidas pequeñas a lo largo del día, siendo el amanecer y el anochecer los momentos en los que más suelen cazar, aunque pueden comer a cualquier hora, ya que su visión y audición funcionan perfectamente en condiciones de poca visibilidad para ayudarlos a atrapar el alimento», explica el profesor Peter Messent en el estudio al que antes hacíamos referencia.

La observación de los patrones de alimentación en gatos durante un periodo de 24 horas demuestra que estos hacen, de media, unas 16 comidas pequeñas al día. «Esta frecuencia se ha advertido tanto en las observaciones de gatos salvajes como en las de vídeos de gatos domésticos provistos sistemáticamente de alimento.

Resulta interesante comprobar que el tamaño medio de esas comidas viene a equivaler aproximadamente a las calorías que aporta un ratón muy pequeño. Los gatos, en cualquier caso, adaptan el tamaño y la frecuencia de sus comidas a la disponibilidad de alimento», añade el estudio, que ampliamos aquí.