fbpx

Un cazador capta la increíble imagen de un pollo de perdiz escondido, ¿puedes verlo?

Antonio Muñoz, cazador de perdiz con reclamo, captó hace unos días la mágica instantánea de un perdigón asomándose por el ala de su madre. Nos cuenta cómo lo consiguió.

perdiz pollo

El cazador Antonio Muñoz, natural de Córdoba pero que en la actualidad vive en Campello (Alicante), además de un amante del mundo cinegético y de la caza de perdiz con reclamo, se define como «cazador de imágenes». «A mí se me puede olvidar la escopeta, pero la cámara no», es lo primero que señala a Jara y Sedal nada más descolgar el teléfono.

Hace unos días fotografió la tierna imagen de un perdigón asomándose por el ala de su madre, una perdiz roja (Alectoris rufa). Fue en la finca del también cazador Salvador Sánchez, que vive en Valencia capital y que tiene una granja de selección genética de la perdiz a las afueras de la ciudad. Este último también fue protagonista en esta web hace un mes por el genial canto de uno de sus machos de perdiz.

«Me fui a visitar a Salvador. Él posee un espacio grande en el que tiene una pareja de perdices suelta. No está en libertad, sino en cautividad, pero es un espacio grande. Tenía cuatro perdigones y, con la cámara, fui encontrado la manera de hacerle una foto dentro de los matorrales, y esa fue la que más me gustó, porque me está mirando con los ojos el perdigón», explica Muñoz. «Fue una anécdota casual. No está hecha en el medio natural, pero casi», explica.

Estas son las demás imágenes de ese mágico momento:

Otra foto de la perdiz con los pollitos.
Otra foto de la perdiz con los pollitos.

Miembro de la Asociación Nacional de Perdiz con Reclamo

Muñoz explica que, en Alicante, hay una zona «muy arraigada» de perdiz, ya que «hay mucha defensa como montañas y pinares para ella». No obstante, «las alimañas siempre la merman». La perdiz con reclamo es su pasión y, de hecho, es tesorero de ANACPER, la Asociación Nacional de Perdiz con Reclamo.

Antonio Muñoz comenzó a cazar a los 18 años y ahora tiene 63: «Todo es buscar la pieza, pero ya llega un momento en el que, tras los años y la experiencia, buscas disfrutar del lance y de tu pájaro y lo de disparar es transitorio. No hay más remedio porque nuestro reclamo así lo exige. Esta mi pasión», defiende.

Y concluye con esta reflexión: «Si pudiera devolverle la vida a la perdiz, como todo cazador, lo haría. Pero es el pájaro de reclamo quien manda y quiere que la abatas».

Este es, por su parte, el ‘resumen’ de su temporada de perdiz con reclamo que a modo de vídeo ha elaborado: