fbpx

Imprudencia temeraria en una montería: dispara a un jabalí y la bala casi mata a otro cazador

Ha sido uno de los vídeos más vistos este 2020: este cazador comete una imprudencia imperdonable que puede costar una vida. No exageramos. En el vídeo incluso se puede escuchar cómo la bala sobrevuela la cabeza del cámara después de rebotar en la tierra.

Varios momentos del vídeo. © Instagram

No nos cansamos de repetir las normas básicas de seguridad que debemos respetar siempre durante nuestras cacerías, pero siempre hay algún descerebrado capaz de cometer una imprudencia de este calibre.

En el vídeo vemos la imagen de un cortadero durante el desarrollo de una montería. En el encuadre aparecen un puesto lejano, colocado en la raya del monte, y otro más cerca de la cámara.

El cazador de la segunda postura es el que comete la primera imprudencia, cuando sale de su puesto en dirección al vecino al escuchar cómo se acerca una ladra.

A los pocos segundos salta un jabalí, y el puesto lejano no duda en dispararle nada más salir al cortadero. Falla y la bala rebota en la tierra saliendo disparada sin control hacia los puestos vecinos. Incluso en el vídeo se puede escuchar de forma nítida cómo el proyectil silba por encima de sus cabezas.

Y para colmo, después de una imprudencia de semejante magnitud, el cámara suelta una tremenda carcajada… No sabemos muy bien de qué se ríe. En Jara y Sedal no le encontramos la gracia.

El vídeo de un cazador en la polémica montería de Zamora

«Nos han colocado los puestos a veinte metros en línea recta, se lo digo al postor y me responde: «Es que el Capitán de Montería quiere que se maten muchas». Y le digo: ¿pero muchas personas o qué?». Estas, sin embargo, eran las palabras de denuncia del cazador este mes durante una montería en Zamora.

«Puesto número 4, puesto número 3, tiene 25 metros y antes de llegar ahí, está el puesto 5…», relataba éste sobre la disposición de las posturas en un vídeo que se hizo viral a los pocos minutos arrancando la indignación de los cazadores y aplaudiendo el gesto del compañero que abandonó el puesto.