fbpx

Se arma de radial y soldador y transforma un viejo coche en un cortacésped hilarante

Este youtuber es famoso por parodiar la vida en el medio rural. En este vídeo muestra cómo funciona su última creación: el 'Ron Beer'.

Ginger Billy y su cortacésped 'Ron Beer'. © YouTube

Si estás cansado de tu cortacésped tradicional y te gustaría tener uno con cabina y volante, ¿por qué no probar a crear uno a partir del viejo chasis de un coche? Si crees que esto es imposible estás equivocado: el protagonista del siguiente vídeo ha utilizado un Ford Festiva -un pequeño automóvil comercializado en Estados Unidos entre 1986 y 2002- para crearlo.

La rocambolesca idea no puede venir de otro tipo: Ginger Billy. Si no lo conoces te diremos que suele tener acostumbrados a sus seguidores a partirse de la risa con sus vídeos cómicos que satirizan el día a día en las zonas rurales de Carolina del Sur. Su vídeo más reciente, titulado ‘My lawnmower’s cooler than your lawnmower!’ (¡Mi cortadora de césped mola más que la tuya!), es el colmo del humor surrealista que puede encontrarse en YouTube.

En el vídeo se puede ver cómo ha creado vehículo cortacésped a base de radial, cortafríos y mucha paciencia.

Aunque parezca una idea descabellada, no es la primera vez que este youtuber crea un ridículo vehículo de siega. En agosto del año pasado, instaló en la parte delantera de una motocicleta un cortacésped. El resultado fue uno de los vídeos más surrealistas que jamás hayamos visto, pero que acumula en la conocida plataforma de vídeos más de tres millones y medio de reproducciones.

Un terapeuta respiratorio convertido en youtuber

En su en su entorno más cercano todos lo conocen como Adam Parkins, pero en Internet es Ginger Billy.

Sin camisa y bromeando sobre la vida en el norte del estado rural de Carolina del Sur, Billy se ha ganado la simpatía de cerca de un millón de seguidores en YouTube.

Parkins vive junto a su esposa y su familia entre las localidades de Union y Lockhart. Durante años fue terapeuta respiratorio, pero un día decidió grabar un vídeo. De aquella primera creación asegura que pudo alcanzar más de 50 millones de visitas a través de diferentes redes sociales. A partir de ahí, el COVID-19 le obligó a dejar a un lado el trabajo y dedicarse por completo a la comedia. Por el momento le está sacando un buen rendimiento.