fbpx

La caza, una asignatura más en el instituto para los niños de Suecia

Gracias a un simulador, los niños escandinavos aprenden todo lo necesario sobre caza responsable, tiro, animales y medio natural.

Clases de caza con simulador en Suecia.
Clases de caza con simulador en Suecia. @ Youtube

En nuestro país, la caza es una afición, una forma de vida que, normalmente, se hereda por tradición familiar y que va pasando de padres a hijos desde tiempo inmemorial. Son ellos, nuestros mayores, los que, en la edad correcta, se convierten en maestros de campo, y enseñan a los cazadores del futuro todo lo que deben conocer: manejo responsable de un arma de fuego, estudio y aprendizaje de las conductas de los animales y todo lo relacionado con el mundo natural.

Sin embrago, como vas a ver a continuación, la caza responsable y bien entendida goza de tanta popularidad en algunos países que, fuera de nuestras fronteras, tiene un hueco importante en la formación educacional de la población.

La caza se enseña en las aulas

El famoso programa de TVE, Madrileños por el mundo, se desplazó hasta Suecia para ver cómo vivían los españoles en el país nórdico. En una de sus entrevistas, visitaron un instituto. Allí, uno de los profesores es español: «Esto es un instituto en el que se estudia para ir a la universidad y también, formación profesional. Tenemos las líneas de estética, de naturaleza, de sociales… y de caza», afirmó nuestro compatriota.

En este centro educativo, como vas a ver en el siguiente vídeo, existe la figura del profesor/instructor de tiro que forma a los alumnos en sus habilidades con armas de caza y mejoran el emplazamiento de sus disparos para asegurar una muerte digna y rápida del animal. Por otro lado se explica el por qué de la caza y el número de animales que se deben abatir.

Un simulador en clase

Los afortunados alumnos de este instituto nórdico disparan y cazan sin salir de las cuatro paredes de sus aulas. Y todo gracias al conocidísimo simulador de tiro SimWay. Con él puedes elegir entre caza menor (palomas o faisanes) y caza mayor (jabalí, alce, oso…).

Con un arma simulada con un visor Aimpoint de punto rojo y un proyector en la pared, cada disparo es analizado por el software, mostrando al alumno el lugar de impacto, los órganos alcanzados y qué es lo que debería mejorar. Esto hace que cuando uno de estos jóvenes se enfrente a un lance real en el monte sepan desenvolverse con destreza, gracias a todo lo aprendido en clase.