fbpx

Cómo adiestrar a un perro de rastro para que siga a los jabalíes e ignore a los corzos

El siguiente vídeo muestra cómo premian a un perro de rastro que marca la posición de dos jabalíes mientras muestra indiferencia ante un corzo.

cómo adiestrar perro de rastro ignore corzos
Un perro de rastro, un jabalí y un corzo en varias fotos de archivo. © Shutterstock

Uno de los problemas que se encuentran los cazadores a la hora de criar perros de caza para buscar el rastro de los jabalíes en batidas es que, en aquellos lugares con presencia de otros ungulados como el corzo, puedan distraerse del objetivo prioritario y perseguir al duende del bosque. El siguiente vídeo muestra cómo entrenan a un perro para que marque la posición de dos jabalíes y muestre indiferencia ante un corzo.

La filmación, compartida por la página de Facebook Sabueso Navarro o Pirenaico, ha sido publicada junto a la descripción: «Entrenamiento de indiferencia a corzo y premio marcando jabalí a vista». Al inicio de las imágenes se puede ver cómo un cazador sostiene con un correa a un perro de rastro frente a un corzo. El hombre suelta al can que va directo a por los jabalíes, en un ejercicio que habrá practicado anteriormente, consiguiendo que ladre o ‘marque’ la presencia de estos últimos.

En los últimos segundos de grabación se escucha al hombre animar al can consiguiendo que se centre en un futuro en los jabalíes e ignore al pequeño cérvido.

Un perro de rastro sigue la pista de unos jabalíes sin darse cuenta de que lo estaban esperando

Hay veces en que tanto empeño o concentración le dedicamos a una cosa que nos enfrascamos en ello y no nos damos cuenta de lo que sucede a nuestro alrededor. A los animales también les pasa. Y si no que se lo pregunten al del siguiente vídeo que, centrado en seguir el rastro de una piara de jabalíes, no había advertido que lo estaban esperando.

El perro, nariz pegada al suelo y con trote cochinero, trata de seguir las emanaciones de los jabalíes. Avanza en zigzag sin desviarse de su objetivo, pero también sin advertir que se le avecina un buen susto. Cuatro cochinos han detenido su huida para revelarse y el can, sin darse cuenta, se mete encima de ellos.