fbpx

Un cazador no dispara a este gran jabalí: una sorpresa mejor llega detrás

Un gran jabalí aparece frente a este cazador que espera agazapado pero, ¿por qué no dispara? Cuando veas el final del vídeo lo entenderás.

Edu Pompa

Todo aficionado a la caza del jabalí sueña con ese momento en que ganas la partida al macareno que te quita el sueño y que tanto tiempo llevas siguiendo el rastro. Es precisamente lo que le sucedió al siguiente cazador pero, decidió no disparar ¿Por qué?

Aunque el animal que aparece en primera instancia ya es de unas dimensiones considerables, el hombre hace caso omiso a su presencia y continúa mirando hacia otro lado. ¿Qué se esconde en esa dirección? Segundos después aparece en escena otro enorme macareno y, esta vez sí, el cazador se asoma ligeramente para, una vez localizado, poder apuntar y apretar el gatillo.

Los cazadores que grabaron la imagen no podían creer el increíble lance que su compañero acababa de protagonizar y se escucha preguntar a unos de ellos: «¿Lo viste?». A lo que el otro responde: «¡Lo filme todo!».

¿Se trataba de un escudero del gran jabalí?

Este vídeo sirve para reabrir un viejo debate entre cazadores ¿existe el jabalí escudero? La pregunta no tiene fácil respuesta, por no decir que, simplemente, no la tiene: ¿es que el comportamiento animal tiene reglas fijas? 

Teóricamente –o quizás deberíamos decir ‘románticamente’– el escudero en la especie jabalí sería un machete joven que acompañaría en sus correrías nocturnas al viejo macho, al macareno que se las sabe todas y del que intentaría aprender parte de su dilatada experiencia. A cambio, para beneficio de su jefe y por ir siempre por delante de él, le serviría de aviso en caso de detectar algún peligro, exponiéndose, en el peor de ellos y si se confía demasiado, a pagar con su vida el error y librando con ello al viejo jabalí. ¿Es este vídeo una prueba de ello?