fbpx

Un cazador cae a merced de un jabalí que lo ataca en el suelo

Aunque este grupo de cazadores intenta ahuyentar a una piara de jabalíes que se dirige hacia su posición, el segundo de los cochinos se lanza a toda velocidad contra ellos. Uno de los cazadores cae al suelo y recibe la tarascada del animal.

jabalí ataca cazadores
Los cazadores y el jabalí, que corre hacia ellos. © Instagram

Una piara de jabalíes corre a toda velocidad por la nieve. Durante su huida, coinciden con un grupo de tres cazadores que tratan de ahuyentarlos, el primero cambia de rumbo, pero no así el segundo del grupo que se va directo a por los hombres.

Uno de los cazadores, tratando de huir de los animales, cae al suelo y queda a merced de uno de los animales, que reacciona golpeando al hombre contra el tronco de un árbol junto al que ha caído. A partir de ahí sus dos compañeros no paran de gritar e incluso se oye un disparo, pero no parece alcanzar a ninguno de los animales.

La peligrosa escena nos recuerda lo peligrosos que pueden llegar a ser estos animales si te interpones en su camino de huida. La piara había decidido escapar del lugar por la trocha por la que caminaban los hombres. Es muy difícil hacerles cambiar de idea…

¿Cómo actuar ante el ataque de un jabalí?

¿Cómo actuar ante el ataque de un jabalí?
Ataque de jabalí.

Si hay una especie en España que se acerca a lo que en otros países se conoce como ‘caza peligrosa’ ésa es, sin duda, el jabalí. Y no lo decimos porque sí. Es el animal que más bajas ha causado en las recovas y el que ha mandado a más monteros y rehaleros al hospital. Incluso ha llegado a matar a algunos cazadores.

La colmillada de un jabalí suele ir al mismo sitio que la cornada de un toro: cerca de la ingle y buscando la femoral. Por su parte, el mordisco de una guarra te puede partir cualquier hueso del cuerpo con una facilidad pasmosa y eso, amigo cazador, son palabras mayores. No existe tablilla que lo merezca.

Si se encuentra acorralado o herido, o simplemente se siente amenazado, es muy peligroso y no duda en arremeter contra lo que se le pone por delante. Su rapidez, su tremenda fuerza y sus colmillos pueden poner en un aprieto a cualquier cazador. Por eso, en este artículo enumeramos distintas situaciones que se pueden producir en el campo y las diferentes formas de actuar según las circunstancias.