fbpx

Así cazó Pedro Ampuero su primer corzo con arco en el País Vasco

El conocido cazador Pedro Ampuero vive la experiencia de abatir un corzo con arco en el País Vasco, una zona complicada y en la que logra un lance único, ofreciendo múltiples detalles para aquellos que quieran introducirse en esta modalidad.

Ampuero corzo arco

Los retos van de la mano siempre de uno de los cazadores más conocidos de nuestro país, Pedro Ampuero. Él es todo un amante del mundo cinegético y siempre que puede trata de salir al campo a por algún corzo con arco, una de sus modalidades preferidas. Sabemos que no todos los cazadores están preparados para un desafío como ese, pero si te gusta la caza auténtica, a corta distancia y en la que deberás mantener tus nervios a raya, deberás aprender esta modalidad. En este caso, acude a la provincia de Vizcaya a por un corzo joven con un permiso de la Diputación.

Durante el primer día, la corza advierte la presencia del cazador y se lleva al macho, que estaba comiendo en el campo en una zona del monte Kolitza, en los Montes de Ordunte, cercanos a la localidad vizcaína de Valmaseda. Ampuero explica que tienen un permiso de corzos por parte de la Diputación: «Es un terreno complicado pero divertido, la calidad del corzo es muy mala pero las pretensiones son otras, disfrutar de Vizcaya y del lance», relata Ampuero.

Cazar en esta zona, según explica el protagonista del vídeo, «es un milagro» ya que «entre los perros tocando diana, esta es una caza muy urbana. Te cruzas con alguien andando, tienes la vía del tren, el coche, la huerta, el pastor… hay mucha gente en el campo», se lamenta.

Una sorpresa inesperada: rescatan a una cría de cárabo que se había escapado del nido

Mientras tanto, se encuentran un pollo de cárabo que creen haberse caído del nido, por lo que llaman al Centro de Recuperación de animales para ver si pueden acudir a recogerlo.

«Es una cría de cárabo, que son nidífugas y tienden a escaparse del nido y no tiene mucho sentido llevarla a un centro de recuperación. La hemos separado un poco del camino para que la madre, por la noche, se ocupe de alimentarla», comenta.

Vuelta a la caza: cita a la hembra para ver si el macho viene con ella

El siguiente es un método «desesperado»: Ampuero cita a la hembra para ver si el macho viene con ella debido a las dificultades reinantes para dar con el cérvido. «La caza en el País Vasco es muy complicada. A los animales apenas se les ve y es cuestión de dar con ellos, especialmente debido a la vegetación. Y luego, si encuentras algo, a ver cómo le haces la entrada…», se seguía lamentando Ampuero.

Justo tras ello, se topan con un macho. Para ello, intentan reclamar a la hembra para ver si el corzo va tras ella… y lo consiguen: la corza acude a pocos metros de ellos, y el macho tras ella, momento perfecto para el disparo. El corzo se echa antes de entrar al monte tras un disparo certero y así finaliza el impactante lance.

«Si quieres intentar cazar corzos viejos, está bien, pero hay que valorar los lances: es un corzo que me voy al llevar entero a casa, nos ha brindado un lance precioso y estamos encantados. Hay que tirar los animales sabiendo lo que estás tirando. Sí, el corzo era joven, pero el lance ha sido bonito, ya que hay solamente dos días de caza en este lugar y el disparo con arco ha sido precioso», concluye Ampuero tras el lance con su arco Xpedite NXT.