fbpx

Zorro (Vulpes vulpes)

zorro rojo

El zorro (Vulpes vulpes) también conocido como zorro rojo o raposo, es un mamífero carnívoro de la familia de los cánidos presente en España y uno de los animales más astutos e inteligentes de la naturaleza.

¿Qué comen los zorros?

Se trata de un omnívoro oportunista muy adaptado a cualquier medio, incluso urbano, consiguiendo sus presas y alimentos con gran facilidad gracias a su fino olfato, excelente vista e inmejorable oído.

Roedores, aves, bayas, frutos, insectos, reptiles, carroña y huevos son su dieta principal junto a la basura presente en medios urbanos.

Es esta extremada eficiencia en la caza de aves y conejos sumada a la localización de nidos y madrigueras con crías, uno de los principales motivos por los que se debe mantener la población de zorros en perfecto equilibrio con una caza controlada y trampas para zorro para evitar problemas con otras especies.

que comen los zorros
Imagen de un zorro con una liebre. © Shutterstock

Morfología

Los zorros en España son de un tamaño menor al de los lobos. Con una apariencia esbelta y ágil, un cráneo alargado, hocico fino y orejas puntiagudas es fácilmente distinguible a otros cánidos de su familia.

Pueden llegar a pesar hasta 10 kilogramos y medir un metro de longitud en los que destaca su larga y densamente poblada cola, acabada en un llamativo color blanco.

zorro españa
Pelaje característico del zorro adulto en España. © Shutterstock

Pelaje

El pelaje de las crías es de un color grisáceo oscuro, cambiando a colores más rojizos en edad adulta, lo que hace que se les denomine en muchas ocasiones como zorro rojo.

Existen casos aislados de zorros negros en nuestro país, así como de zorro blanco (Vulpes lagopus) en otros países donde la nieve es más presente durante todo el año.

cría de zorro
Cría de zorro © Shutterstock

Distribución y hábitat en España

Los zorros están presentes en casi todos los continentes del mundo y hábitats gracias a su gran adaptabilidad. En España podemos encontrarlos en todo el territorio, a excepción de las Islas Baleares y Canarias.

Es capaz de sobrevivir en cualquier tipo de terreno y altitud, aunque prefiere las zonas de cultivos y bosques, siendo normal encontrarlo en zonas urbanas, donde acostumbrado a la presencia humana encuentra una gran fuente de recursos en la basura y vertederos.

caza zorro
Zorro alimentándose de carroña. © Shutterstock

Comportamiento del zorro

Son animales solitarios durante gran parte del año a excepción de la época de celo donde machos y hembras se juntan.

De hábitos nocturnos y crepusculares realizan grandes desplazamientos en busca de comida sin salirse de su territorio, llegando incluso a realizar varias decenas de kilómetros en su territorio.

A diferencia de otros cánidos los raposos no ladran ni aúllan, comunicándose con otros de su especie mediante movimientos de la cola, leves chillidos y olores dejados en arbustos y hierbas.

reclamo zorro
Zorro en busca de comida. © Shutterstock

Celo y reproducción

Los zorros son fértiles una vez alcanzan su primer año de vida. La época de apareamiento se produce durante los meses de enero y febrero en la mayoría del territorio español, variando ésta en función de la altitud y clima.

La gestación de la hembra se alarga hasta las 7-8 semanas, dando lugar a partos de entre 5 y 8 zorreznos en abril o mayo que permanecerán totalmente ciegos durante los primeros días de vida.

Éstas crías se quedarán en el interior de la madriguera en la que nacen durante las primeras semanas, para después ir poco a poco saliendo y acompañando a la madre en desplazamientos cada vez más largos. Una vez llegado el otoño, éstos se harán totalmente independientes abandonando el territorio de los padres adultos.

Es durante esta época de celo el único momento en el que estos animales consienten la cercanía de otro adulto, pudiéndose alargar éste periodo tras las primeras semanas, aportando el macho presas a la madriguera para alimentar a las crías.

zorro
Fotografía de zorro. © Shutterstock

Caza del zorro en España

En nuestro país su caza está permitida para controlar la población y evitar desequilibrios en otras especies. Ésta se realiza con diferentes modalidades como es la de rececho, espera o montería, estando algunas de ellas permitidas bajo autorización como la colocación de jaulas trampa para zorro.

Un tipo de caza muy tradicional en nuestro país y practicada por multitud de aficionados es la caza con chilla de conejo. Se lleva a cabo mediante reclamo para zorro con los que se imita el sonido de un conejo, ave o roedor en peligro para atraer al raposo hasta pocos metros.