Desconocemos su calibre, pero desde luego hay que tener valor para apretar ese gatillo. El retroceso es capaz de tumbar a un caballo…