fbpx

Receta de tacos mexicanos con carne de corzo guisado

Con esta receta aprovecharás de una forma innovadora alguna de las partes más sabrosas y quizás menos valoradas del corzo como el cuello.

Tacos mexicanos hechos con carne de cuello de corzo.

A la hora de cocinar el corzo siempre dejo espacio para la imaginación y la improvisación. En esta ocasión os cuento cómo preparar unos tacos mexicanos con el cuello del corzo. El cuello del corzo es una de las partes más sabrosas y quizás menos valoradas. Para prepararlo, primer haremos un guiso tradicional con aceite de oliva, ajo, sal, cuello de corzo, pimienta blanca, cebolla, pimiento rojo, zanahoria, vino blanco y lavanda… pero acabaremos dándole un toque rompedor ¡Viva México, cabrones!

Ingredientes

-Aceite de oliva
-Ajo
-Sal
-1 cuello de corzo
-Pimienta blanca
-Cebolla
-1 pimiento rojo
-1 zanahoria
-Vino blanco
-Lavanda

Primer paso: guisa el cuello de corzo

En primer lugar salpimentamos el cuello troceado, lo freímos en abundante aceite, lo sacamos y reservamos. En ese mismo aceite caliente añadimos las verduras picadas y la lavanda.  Cuando estén bien doradas, incorporamos la carne. Mojamos con vino blanco y subimos el fuego al máximo. Tapamos y dejamos hasta que se evapore el líquido. Bajamos a fuego medio y vamos añadiendo agua o caldo según vaya necesitando. En dos horas estará guisado. Sacamos  los trozos de carne desechando los huesos. Trituramos el caldo y las verduras y la reducimos al fuego hasta que tenga textura de salsa, en la que calentaremos la carne al servir.

Prepara los tacos y la guarnición

Para los tacos usaremos tortillas de trigo o maíz y distintas salsas o aderezos como queso crema, pico de gallo (cebolla, pimientos rojo y verde y zumo de limón), cebolla roja, lechuga, hojas de cilantro, jalapeños, guacamole, guindillas… en las cantidades que queráis y combinadas a vuestro gusto. ¡A disfrutar!

Otra propuesta: tacos con lomo o solomillo de corzo

La fuerza y el sabor los darán la leña o el carbón, dependiendo de nuestra parrilla. Los ingredientes que necesitamos: ajo, tomillo, romero, aceite de oliva, pimentón, sal y pimienta negra.

Picamos ajo, tomillo y romero y añadimos aceite y pimentón. Salpimentamos el lomo, untamos la mezcla anterior y lo envolvemos con papel film, reservando en la nevera 12 horas. Preparamos la parrilla a fuego medio. Sellamos bien todas las partes del solomillo y colocamos en una bandeja con rejilla. Lo cortamos en láminas y lo terminamos en la parrilla al punto del comensal.

Prueba también con una paletilla asada al horno

Maridada la noche anterior y asada (si es en horno de leña mucho mejor), es una de mis partes favoritas del corzo. Para esta elaboración necesitaremos ajo, sal ahumada, mantequilla, hoja de limonero, chalotas, flor de romero y vino blanco.

La noche anterior habremos dejado la paletilla untada con una mezcla hecha de vino blanco, ajo, y hoja de limonero en la nevera. Precalentamos el horno a 150 grados y en una bandeja echamos mantequilla, chalota y flor de romero; encima de todo, la paletilla. Lo metemos al horno durante media hora por cada lado. Después subimos la temperatura a 180 grados durante diez minutos (comprobando con un termómetro que en el interior de la carne llegue a 45 grados para que quede rosada), sacamos y loncheamos.

Arriba, taco de carne de cuello guisada, a la izqda. de solomillo y a la dcha. de paletilla asada. © Jara y Sedal
Arriba, taco de carne de cuello guisada, a la izqda. de solomillo y a la dcha. de paletilla asada. © Jara y Sedal