fbpx

Dinamarca mata a todos sus jabalíes para evitar la peste porcina africana

El país escandinavo ha erradicado la especie dentro de sus fronteras sacrificando al número 157, como se conocía al jabalí que, según el Gobierno de Dinamarca, era el último que quedaba.

Dinamarca ha anunciado que ha sacrificado al último de los jabalíes que había en el país. Concretamente han dado a conocer que el número 157, como se le había bautizado al animal, fue abatido la semana pasada. Durante meses, fue el único animal de la especie que había sido avistado en el sur de la península de Jutlandia, pero no había sido posible capturarlo.

Desde la Administración danesa aseguran que es el único jabalí que quedaba en el país, si bien los expertos piensan que es demasiado arriesgada esta afirmación y que, o bien podría haber algún animal más de esta especie, o bien podrían llegar otros desde Alemania, aunque fuera por vía fluvial. Recordemos que en 2019 Dinamarca construyó una valla en la frontera con Alemania para evitar la entrada de jabalíes que pudieran estar infectados de peste porcina africana (PPA).

Si bien es complicado erradicar una especie como está tratando de hacer Dinamarca, es importante saber que la población de jabalíes censada en 2018 era de tan solo 100 animales. Desde entonces, según datos del país escandinavo, el censo de suidos había aumentado hasta los 157 ejemplares, los cuales habrían sido sacrificados uno a uno hasta acabar con el último individuo la semana pasada.

Dinamarca comenzó a construir en 2018 un vallado para evitar la llegada de la PPA

Tal y como Jara y Sedal adelantaba en junio de 2018, Dinamarca se ponía manos a la obra y en enero de 2019 comenzaba a construir una barrera contra la peste porcina africana (PPA). Ante la amenaza de que la enfermedad atraviese las fronteras del país escandinavo, el Gobierno comenzó la construcción de un vallado en la frontera con Alemania.

La alambrada que tiene 70 kilómetros de largo, 1,5 metros de alto y 50 centímetros de profundidad, tiene 20 aperturas permanentes en los puntos de cruce de la frontera y en vías fluviales, costando su construcción 11 millones de euros.

El objetivo de la obra ha sido evitar que los jabalíes, a los que también afecta el virus, pudieran cruzar hacia territorio danés si se extendiese la enfermedad. La detección de un foco de PPA supondría el cierre inmediato de sus fronteras a la exportación de porcino fuera de la Unión Europea, lo que representaría unas pérdidas millonarias para un sector eminentemente exportador.

La industria porcina danesa mueve 4.000 millones de euros al año y cuenta con casi 13 millones de cerdos. Tras España y Alemania, Dinamarca lidera las exportaciones. La PPA -de alta mortalidad entre cerdos y jabalíes pero inofensiva para humanos y otros animales- se ha extendido en los últimos años por varios países del Este de Europa como Letonia, Lituania, Estonia, Polonia y la República Checa.