fbpx

¿Qué le ha pasado a este jabalí? El vídeo que intriga a los cazadores

Con una tremenda herida en la parte alta del cuello, este jabalí que pasea cerca de un núcleo urbano tiene en vilo a todos los cazadores.

El jabalí herido en el cuello. © JyS
El jabalí herido en el cuello. © JyS

Este es uno de esos vídeos que dejan a uno con la boca abierta por lo inverosímil de las imágenes. Todos los cazadores conocemos la dureza el jabalí. No es extraño vivir lances de caza en montería o espera en el que el animal encaja uno o varios disparos sin apenas inmutarse y recorre cientos de metros con una herida de gran tamaño. Pero lo que vas a ver a continuación tiene difícil explicación, quizá por ello está corriendo como la pólvora en diferentes grupos de redes sociales de los cazadores.

En la siguientes imágenes, grabadas en lo que parece las inmediaciones de una urbanización, aparece un jabalí al que le falta la parte alta del pescuezo. La herida es enorme y enseguida llama la atención de las dos personas que presencian la escena desde su vehículo.

¿A qué se debe la herida del jabalí?

No es la primera vez que vemos vídeos de este tipo, en los que algún jabalí presenta alguna herida de consideración pero en este caso, llama la atención la actitud del cochino, que deambula en apariencia tranquilo. Semejante herida podría haber sido provocada al caer en el lazo de un furtivo y escapar o producida por algún tipo de larva o insecto que se alimentara de su carne. No es fácil adivinar el motivo pero lo que queda claro es que el jabalí es, posiblemente, uno de los animales más duros y resistentes del mundo. ¿Y tú? ¿Has visto alguna vez algo parecido a esto?

Un caso parecido: un corzo herido, sordo y ciego

Harrison Turner, un cazador inglés de 27 años que ahora vive en Francia, volvía de regreso a su domicilio después de una jornada de caza en la que su objetivo prioritario eran los zorros cuando, a unos 200 metros de distancia, localizó un corzo con un comportamiento muy extraño.

«Vi que tenía un problema grave y me acerqué hasta unos 40 metros de él», relató el cazador a Jara y Sedal sobre el momento en que trató de identificar de cerca qué era lo que le sucedía. Como el animal no se asustaba, lo grabó en vídeo y una vez identificó la enorme herida que tenía abierta en la cabeza trató de comprobar si podía ver u oír el animal pero, por más ruidos que hacía, apenas se movía.

Las autoridades locales le autorizaron a sacrificarlo

«Llamé a las autoridades locales, les expliqué la situación por que el corzo estaba justo en el límite de mi coto de caza pero justo ya en una zona donde no podía disparar. Aún así me dijeron que entrara y acabara con su sufrimiento», explica Turner. Poco después sacrificaba al animal de un certero disparo. «Había perdido mucho peso y tenía la mandíbula rota. Creo que podría haber sufrido un accidente al cruzar alguna carretera y la herida se habría infectado con moscas hace varios días», explica Turner sobre lo que podría haberle sucedido al corzo.

El vídeo del animal y las fotos posteriores de su enorme herida alrededor de una curiosa cuerna con tres rosetas, llamó la atención de cientos de cazadores en Instagram, donde el propio cazador lo ha compartido en su cuenta. Te lo contamos aquí.