fbpx

La propuesta de Page para enmendar la ley animalista del Gobierno se queda en papel mojado

El presidente de Castilla-La Mancha ha sido el socialista que con más fuerza ha atacado las pretensiones animalistas de su formación en los últimos meses, pero sus palabras han tenido nulo eco en las altas esferas del partido.

Emiliano García-Page y Pedro Sánchez.
Emiliano García-Page y Pedro Sánchez. © Shutterstock

El Gobierno registró el pasado martes 2 de agosto en el Congreso de los Diputados el Anteproyecto de Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los Animales después de que, ni siquiera 24 horas antes, este fuese aprobado en Consejo de Ministros. Y si hay un nombre que ha sacado la cara por el sector cinegético en los últimos meses posicionándose en contra de este anteproyecto y de las pretensiones de su partido ha sido el de Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha.

Page ha sido el socialista que con más fuerza ha atacado las pretensiones animalistas de su formación, pero todo ha quedado en ‘papel mojado’ debido a que los pasos de Sánchez finalmente han desoído al líder autonómico, que gobierna con mayoría absoluta en su comunidad.

El presidente castellano-manchego presentó el pasado mes de abril un escrito de alegaciones para enmendar «de plano» el proyecto de Ley de Bienestar Animal, ya que, según criticó entonces, se trata de una legislación que «está hecha desde una mentalidad urbanita que no tiene lógica».

Durante un acto institucional en Ciudad Real, reparó en que los seres humanos «también son animales», y pretende que esta ley «no se convierta» en un intercambio de bienestar animal por «malestar» humano. Acusó a la ley de estar diseñada «desde una mentalidad urbanita» y pidió «poner los pies en el suelo».

La oposición de Castilla-La Mancha, según deslizó entonces García-Page, pasa por defender al sector de la caza, «que también forma parte de la sociedad» y que considera atacado en la ley que plantea el Gobierno. «Nos hemos puesto de acuerdo varias comunidades autónomas y pondremos pie en pared ante la legislación. Podemos llegar a tiempo para frenar lo que puede ser un problema de entendimiento», ha abundado.

En su opinión, los gobiernos «están obligados a no legislar contra nadie». «Hay que tomar decisiones. Hay cosas que se entienden y otras que no. Los gobiernos no tenemos que levantarnos pensando en quién hacer la vida más difícil. Vamos a tomar una decisión que es dura», aseveró Page al respecto.

Unas palabras de Page que han tenido nulo eco en las altas esferas del partido

Emiliano García-Page
Emiliano García-Page. © Antena3

No obstante, estas palabras han tenido nulo eco en las altas esferas del partido, que incluso ha distribuido entre sus bases socialistas un argumentario en defensa del anteproyecto. En él se exponen las claves que consideran más importantes.

Su contenido literal incluye ocho puntos, la mayor parte de ellos dedicados a aplacar las críticas del colectivo cinegético. Hay que recordar que a inicios del pasado mes de marzo, el partido también lanzó otro argumentario interno para justificar la Ley de Bienestar Animal y desinflar la manifestación del 20M, que reunió a casi un millón de personas en Madrid.