fbpx

Acude a su primer rececho de gamos y caza este imponente ejemplar

Este joven cazador se ha estrenado en su primer rececho tras los gamos con un impactante animal cuyo trofeo ha arrojado 172 puntos.

13/2/2020 | Redacción JyS

gamo
El enorme gamo que dio 172 puntos. / JyS

El joven cazador almeriense M.A.R. abatió, el pasado fin de semana, el primer gamo de su vida y resultó ser un impactante animal que finalmente ha sido medalla de plata con 172 puntos.

El cazador vivió una apasionante jornada de rececho en una finca en la provincia de Cádiz «en la que había mucha calidad de gamos», explica. «Íbamos buscando un gamo viejo que estuviese cumplido en edad y finalmente dimos con este, que nos proporcionó un intenso lance», asegura el joven cazador, que tiene 24 años de edad y que ese día iba acompañado de su cuñado.

«Después de estar toda la mañana buscándolo, a las cinco menos veinte llegó la suerte, y lo vimos», reseña el cazador. «Fue entonces cuando José Luis Sánchez Morillo, que me acompañaba, y el guarda de la finca empezaron a valorar desde lejos al animal, y como era viejo nos decidimos intentar cazarlo», relata.

gamo
Otra foto de grupo con el animal. / JyS

Fue entonces cuando se acercaron poco a poco a la pieza, hasta llegar a una distancia de cien metros aproximadamente. «El gamo estaba debajo de una encina», describe. «Me apoyé en la rama de un árbol y el animal cayó Ipso facto tras el primer disparo en la zona del codillo», admite.

Al llegar al lugar, les impactó la cuerna que tenía el animal. «Era la primera vez que iba de rececho de gamo, y realmente me impresionó mucho verlo tan de cerca», admite.

El primer gamo de este joven también en Cádiz que jamás olvidará

gamo
Javier Mesa Ortiz, con el gamo abatido. / J.M.

Hace unos meses, fue protagonista en Jara y Sedal cómo el joven Javier Mesa Ortiz, de 22 años de edad, cazó un gamo que se quedó sólo tres puntos de erigirse como medalla de oro. Lo abatió en pleno Parque de los Alcornocales, dio 176.2 puntos y fue un regalo de su padre, Rafael Mesa. Lo cazó después de seis horas tras sus pasos durante la ronca. Nos lo cuenta aquí.

Deja una respuesta