fbpx

Va de montería por 70 euros y caza el jabalí de su vida

Este joven cazó un macareno con un trofeo de 111 puntos en una montería celebrada en Segovia el pasado mes de febrero. El puesto de aquella montería le costó 70 euros.

jabalí
El joven, con el gran jabalí. / JyS

El joven cazador segoviano Fernando García Pascual, de 28 años de edad, abatió el pasado sábado 8 de febrero un tremendo jabalí medalla de oro con 111 puntos en una montería en el coto social de El Negredo –pedanía de Riaza, en Segovia- en la que el puesto le costó solo 70 euros. El joven ha relatado a Jara y Sedal todos los detalles de un día que no olvidará jamás por la apasionante experiencia que pudo vivir.

«Estaba en la armada número 4» el joven pero no fue hasta las 13:00 horas del mediodía cuando apareció el macareno en escena. «Antes, por desgracia, había atacado a un teckel», reseña sobre el agresivo comportamiento que traía el jabalí. «Eso lo vi de lejos cuando, de repente, se callaron los perros y vi venir al enorme animal. Cuando lo tenía a dos metros de distancia, disparé dos veces y cayó», afirma sobre el lance que llevó a cabo con su rifle recién estrenado, un Browning Long Track en calibre .300 Winchester Magnum y con munición Remington Accutip de 180 grains.

jabalí
Más imágenes del animal. / JyS

El animal pesaba unos 90 kilos y, como curiosidad, García explica que a los treinta segundos «me sorprendió el escudero, un animal de unos 40 kilos al que fallé porque no me dio tiempo a cargar el rifle», añade.

Les invitan a una humilde montería de 50 euros… ¡y cazan esto!

gamo
Los dos cazadores, con el gamo y el ciervo. / C.S.

Lo que les ocurrió a los cazadores Carlos Saz Ávila –de Guadalajara- y Quique Hous –de Madrid- el pasado 12 de octubre durante una humilde montería en la provincia de Guadalajara fue, casi casi, como si les hubiese tocado la lotería. Cazaron un gamo que podría ser medalla de plata tras su homologación oficial y un ciervo en una montería que costaba 50 euros y a la que, además, fueron invitados. Esta es la crónica.

Deja una respuesta