fbpx

Una liebre se tira a un charco para librarse de los galgos que la persiguen

Varios galgos persiguen a una liebre, pero la increíble capacidad de resistencia de ésta le permite aguantar y tirarse a un charco para intentar salir con vida de la ardua situación.

liebre charco
Un galgo persigue a la libere justo antes de tirarse esta a un charco. © TikTok y JyS

La tremenda habilidad que tienen algunas liebres para escapar de las situaciones de peligro es, realmente, apabullante. Lo publicamos casi semanalmente en Jara y Sedal en las decenas de vídeos que llegan a nuestra redacción por parte de los cazadores: liebres que se quedan agazapadas mientras los canes pasan incluso por encima de ellas, algunas que escapan trepando por los árboles o incluso por tejados de edificios para huir de las fauces de los perros, rabonas metidas dentro de arbustos con un mimetismo fuera de lo común… e incluso sin temor al agua, como así muestra el siguiente vídeo, en el que una liebre se tira a un charco para librarse de los galgos que la persiguen.

El vídeo, publicado por la cuenta de TikTok Galgoslaspataguasgarate, se desarrolla en un escenario en el que pueden apreciarse varios charcos. Ello, unido a la frondosa hierba -que ya tiene una altura considerable- dificultan que los animales corran con facilidad. En la primera parte de la carrera, la liebre intenta escapar de los canes y es entonces cuando se tira de cabeza a uno de los charcos. Aprovechando el revuelo que se forma con el agua cuando los canes y ella caen de golpe, la liebre da un giro y vuelve sobre sus pasos.

En ese momento, uno de los tres galgos que la perseguían se percata de la maniobra que ha realizado y persigue a la liebre, pero finalmente todo parece indicar que escapa con vida después de una magistral carrera en la que dio emoción a los presentes y a los miles de usuarios que han visto el vídeo a través de la citada red social.

Otras geniales escapadas de liebres

Tal es la confianza en el mimetismo de las liebres para sobrevivir que hace unos días publicábamos otro curioso caso en el que el cazador y agricultor Julio Sahagún Astorga, natural de la localidad de Villanueva de San Mancio, en la provincia de Valladolid, grabó una liebre completamente blanca que permanecía quieta en su encame ajena de que, en su caso, era bastante llamativa. El animal aguantó a que el hombre la filmase muy cerca, como si su pelaje fuese el habitual en su especie.