fbpx

Caza un jabalí con una pata atrofiada y unos colmillos terribles

Este vídeo de un jabalí con una extraña pata atrofiada y unos tremendos colmillos ha dejado a los cazadores sin palabras.

El jabalí tenía una pata atrofiada y unos colmillos de infarto. / YouTube

El vídeo de un jabalí con una pata atrofiada y unos ‘colmillazosterribles corría como la pólvora en las redes sociales a mediados de año. Fue uno de los más vistos de nuestra web durante el pasado mes de junio y lo compartimos de nuevo a continuación.

Aunque se desconoce quién fue el afortunado de abatir este tremendo animal, el vídeo es todo un espectáculo por el enorme volumen del macareno, por haber podido sobrevivir sólo con tres extremidades sanas y también por tener un trofeo de descomunales dimensiones.

¿La causa de la malformación? ¿Un enganchón en un alambre que atrofió su extremidad? ¿Una infección o golpe?. Aunque no lo sabemos con certeza, lo cierto es que de nuevo un jabalí demuestra su gran fortaleza física y su resistencia en el tiempo a pesar de las dificultades que el día a día le imponga.

Se trata de un cochino único cazado probablemente durante una espera nocturna –por las condiciones que rodean a la grabación- que tardarán tiempo en olvidar los cazadores que lo han visto a través de las redes sociales y, por supuesto, también quien lo cazó.

Otro excepcional jabalí con tres patas y enormes colmillos en Burgos

jabali de tres patas y enormes colmillos
El jabalí tenía entre 70 y 80 kilos, sólo tres patas y unos gruesos colmillos. / Foto: Rubén de la Morena

La naturaleza nunca deja de sorprendernos y el pasado año de nuevo lo hizo en la zona norte de la provincia de Burgos: otro jabalí con tres patas y unos gruesos colmillos fue abatido en una montería celebrada en la zona. Te lo contamos aquí.

Más ejemplos de la gran resistencia de los jabalíes

En 2019 Jara y Sedal publicaba un vídeo de un extraño jabalí que carecía de la parte superior de su jeta. Son extraños los casos de jabalíes así, pero a veces aparecen ejemplares que, en la mayor parte de los casos como consecuencia de accidentes, sobreviven sin la parte superior de su mandíbula.

¿Puede ser fruto de un disparo antiguo del que el animal se habría repuesto? ¿Podría tratarse de las consecuencias de un atropello? Lo que queda claro es lo fuertes que pueden llegar a ser estos animales.
En este mismo sentido, también en las mismas fechas Jara y Sedal se puso en contacto con el cazador que se hizo con otro jabalí sin jeta con unas enormes navajas. Giovanni Antonio Dessi, el cazador que lo abatió, dio a conocer todos los detalles de la historia.