Pedro Arroyo Navarro es un fotógrafo que colabora regularmente con Jara y Sedal y que registra con su cámara imágenes muy llamativas de nuestra fauna ibérica. Ahora, ha vuelto a grabar otra escena nada fácil de presenciar: la de un jabalí durmiendo plácidamente. En la filmación se ve cómo el cochino -de grandes dimensiones- descansa bajo una encina y, casi al final de la grabación, comienza a abrir los ojos.

Como decimos, sorprender a uno de estos animales mientras duerme es realmente difícil, porque los jabalíes suelen huir la mayor parte de las veces ante la más mínima sospecha de presencia humana. Lo hacen abandonando sus escondites a gran velocidad y, en muchas ocasiones, ni siquiera podemos llegar a verlos. Pero la considerable distancia a la que se situó Pedro Arroyo propició la curiosa filmación.

Además, también sorprende ver dónde estaba durmiendo el animal, un lugar amplio y despejado, en vez de esconderse en una mata o en otro lugar más recóndito.