fbpx

El mundo rural harto y cansado del abandono y presiones empieza a organizar una gran movilización

La organización Alma Rural ha iniciado las primeras acciones para movilizar a los diferentes colectivos en una manifestación que se celebraría en enero de 2022 en Madrid con el fin de proteger al mundo rural.

Manifestantes en Madrid, en marzo de 2019.

Alma Rural, Asociación para el Desarrollo y Defensa del Mundo Rural y el Medio Ambiente ha conformado un grupo de trabajo para iniciar la organización de una gran movilización en enero de 2022. En la tarde de del pasado 6 de octubre tuvo lugar su primera reunión para, como ha comentado su portavoz Carlos Bueno «comenzar a coordinar y planificar con el debido tiempo de preparación toda la organización y logística de la que posiblemente vaya a ser la mayor movilización del mundo rural en estos años».

El Mundo Rural, comentan desde Alma Rural, «responde siempre a las necesidades de la sociedad, el ejemplo más cercano y significativo, lo tuvimos durante la pandemia. Mientras todos estábamos confinados en nuestras casas, y no se nos permitía salir a la calle en las ciudades, los agricultores y ganaderos trabajábamos en nuestros campos sembrando y recolectando para que no faltase la alimentación en la ciudad. Los ganaderos aportábamos nuestros productos cárnicos a los mercados y a las grandes superficies, los pescadores zarpábamos muy temprano, para que no faltase el pescado en las lonjas o los apicultores cuidábamos de nuestras abejas para que la miel llegase a la ciudad y así todo el Mundo Rural. Gracias a nuestro esfuerzo, sacrificio y responsabilidad los habitantes de las ciudades contaban diariamente con suministros que permitían la vida cotidiana».

«Vivimos verdaderas situaciones precarias», trasladan desde Alma Rural, «y de dificultades de nuestros pueblos, de nuestros negocios, y de nuestras familias, afectadas por normativas y legislaciones altamente preñadas de ideología espuria y fuera de la realidad. No olvidemos que somos personas reales que trabajamos muy duro, ponemos nuestro esfuerzo personal y laboral para generar puestos de trabajo y potenciar la España Rural. Arriesgamos nuestro dinero para fijar nuestras actividades en nuestros pueblos, en zonas muy desfavorecidas y con pocos recursos y a cambio no recibimos ninguna ayuda, ni colaboración y a los hechos nos remitimos».

Por todo ello desde Alma Rural invitan a todos los colectivos a movilizarse por la defensa del mundo rural, «y que se sumen seguidores, amigos y todos los afectados, que se unan a la gran manifestación del mundo rural, sin protagonismos todos unidos, para hacer un frente común y plantar cara para defender lo nuestro». «Nos hemos juntado para luchar. Y por eso hemos dado este primer paso a partir del cual sigamos sumando y uniendo a todo el mundo rural para defender y proteger los intereses del campo y del patrimonio natural y cultural de los pueblos de España».