fbpx

Dos hembras de lince crían juntas a seis cachorros dentro de un pajar en Ciudad Real

En primer lugar se creyó que había sido un parto de seis cachorros de una misma madre, pero la sorpresa llegó cuando se comprobó que, en realidad, había dos madres criando en el mismo pajar.

Las dos familias de linces en el pajar.
Las dos familias de linces en el pajar. © WWF

La organización WWF ha compartido las imágenes de seis cachorros de lince junto a sus madres en un pajar en la finca ciudadrealeña de Peñalajo. Se trata de una escena única al tratarse de dos hembras compartiendo el mismo espacio para la cría de sus cachorros.

En un primer momento, viendo las imágenes de las cámaras trampa, se creyó que había sido un parto de seis cachorros de una misma madre, algo extraño dado que una madre suele tener entre dos y cuatro crías. Sin embargo, la sorpresa llegó cuando se comprobó que, en realidad, había dos madres con tres cachorros cada una y que estaban criando juntas. 

Las curiosidades en esta historia no terminan ahí. Este pajar se ha convertido en un espacio de cría habitual. Esta es la sexta camada de lince que acoge. De hecho, ambas madres también nacieron al cobijo de este refugio. 

Lógicamente en este lugar no hay actividad humana, está ‘abandonado’ según WWF, por lo que las hembras de lince se sienten seguras para dar a luz en él y criar a los cachorros en sus primeros meses de vida.  Con ayuda de este árbol genealógico, es fácil conocer a los protagonistas de los vídeos. 

YouTube video

La población de linces, en aumento

En este sentido, recordamos cómo este medio publicaba este lunes los vídeos que un cazador jiennense nos hacía llegar después de haber filmado a una familia de linces hasta en ocho ocasiones en el último año en su coto, que cuenta con una buena población de conejo gracias al empeño y trabajo de los cazadores.

Precisamente también este medio se hacía eco el pasado 21 de junio de cómo la población de lince aumenta en los cotos de caza gracias al compromiso de los cazadores y ya son 1.300 en todo el país. Así, con un incremento de cerca del 23% frente a los 1.111 ejemplares de 2020, el final del peligro de extinción de la especie está cada vez más cerca. Un avance posible en gran medida gracias a la enorme contribución de cazadores como Jesús, que cuidan a la fauna silvestre de su coto y, por ende, a especies protegidas como el lince.