fbpx

Día histórico en Extremadura: la montería y la rehala, declaradas Bien de Interés Cultural

La Federación Extremeña de Caza ha celebrado esta declaración que supone un reconocimiento a esta actividad con más de 700 años de historia.

monteria rehala-bien-interes-cultural
Un rehalero durante una jornada cinegética. © Israel Hernández

La Federación Extremeña de Caza considera que hoy es «un día histórico» para el sector cinegético después de que se haya hecho realidad la declaración de la montería y la rehala como Bien de Interés Cultural. En este sentido, el presidente de FEDEXCAZA, José María Gallardo, ha destacado que «la montería y la rehala forman parte de nuestra cultura, de nuestros pueblos y de su paisaje» y con este nuevo paso se reconoce su valor como «una manifestación social y cultural típica de Extremadura». Además, esta declaración también contribuirá a su conocimiento, a su investigación y a su difusión, al tiempo que supondrá un respaldo legal esencial de cara a posibles ataques de los movimientos anticaza. «Hoy se reconoce sin duda la relevancia de la montería para nuestra región y se garantiza así su protección y conservación», ha destacado Gallardo.

El presidente de la Federación Extremeña de Caza ha agradecido el compromiso del Gobierno regional con la actividad cinegética, y ha puesto en valor el intenso trabajo que se ha desarrollado a lo largo de los últimos años para que esta declaración sea hoy una realidad. «Esto no hubiese sido posible sin la participación y la implicación de todo el sector», ha resaltado, al tiempo que ha agradecido la colaboración de todos los que han colaborado para llegar a este punto.

Una iniciativa promovida en 2017

Hay que recordar que la declaración en Extremadura de la rehala y la montería como BIC, fue promovida en 2017 por la Federación Extremeña de Caza, la Federación Extremeña de Recovas y la Asociación Española de Rehalas, contando como benefactores con la Asociación Española de Rehalas, el Real Club de Monteros, la Fundación Artemisan, Aproca Extremadura, Ignacio Higuero de Juan, la Federación Extremeña de Recovas y la Federación Extremeña de Caza.

También han apoyado la iniciativa como colaboradores las entidades Cárnicas DIBE, Cinegética Cauriense, Carnes de caza MARCE, Revista Caza Extremadura, Chacinerías Extremeñas, Puebla y Estéllez, Caza Planeta, Novatoma y ASICCAZA. En Extremadura se celebran una media de 75 monterías cada fin de semana entre los meses de octubre y febrero. En total, 1.500 monterías al año repartidas por toda la geografía de la comunidad que genera un flujo económico de unos 160 millones de euros anuales solo en la comunidad extremeña.

700 años de historia

Se tiene constancia de la montería en Extremadura desde el siglo XIV, cuando Alfonso XI escribió el Libro de la Montería. Así, desde hace más de 700 años esta modalidad de caza viene realizándose de forma ininterrumpida en la región, excepto probablemente en periodos de guerras. La reunión con el desayuno montero, el sorteo, la ocupación de los puestos, la suelta de los perros, la batida de la mancha, los lances, la recogida de las reses, la junta de carne y la comida montera forman parte de esta tradición. En torno a 5.000 personas participan de esta actividad cada fin de semana en la región, muchas de ellas procedentes de otras regiones o países.