fbpx

Arrienda un coto a 700 kilómetros de su casa y caza este corzo multipuntas

Este apasionado cazador viaja cada año de Sevilla a León para tratar de cazar algún corzo. Este año ha conseguido abatir uno bastante atípico y comparte la historia con Jara y Sedal.

corzo raro León

El cazador Juan José Palomo del Valle, natural de la localidad de Burguillos (Sevilla), tiene arrendado un coto junto a cuatro amigos entre las localidades leonesas de Ponferrada y Astorga, nada menos que a 700 kilómetros de distancia. Hace unos días logró abatir en sus terrenos un raro corzo de siete puntas y la historia del lance la comparte hoy con Jara y Sedal.

Palomo, en palabras a este medio, comienza explicando que es socio de este coto desde hace ocho temporadas y son precisamente los corzos la pasión que les ha llevado a continuar disfrutando de su caza a pesar de la distancia. «Viajamos desde Sevilla a esta zona de León para ir tras los duendes porque es la caza que más nos apasiona», explica.

Un día «de perros»

La mañana en que consiguió avistar al curioso animal llovía a cántaros: «Era un día de mucha agua, en la que no iba ni a salir ni siquiera conforme estaba el tiempo. Sin embargo tuve suerte, dejé en el coto a un compañero sobre las 9:00, ya que él sí quería recechar y, al volver, vi en una pradera a un corzo atravesándola detrás de la hembra».

Sin pensármelo dos veces, Juan José se preparó para el disparo: «Lo metí en el visor me quedé con él», relata sobre un lance muy rápido efectuado con su rifle Sabatti en calibre .308 Winchester y munición RWS de 165 grains.

Un destacable trofeo de siete puntas

Del animal destaca un trofeo de siete puntas con una de ellas muy larga y atípica que hacen que el trofeo sea único. A pesar de que el coto les queda muy lejos, este trofeo no ha hecho más que alimentar la pasión por la que Juan José se desplaza año tras año junto a sus amigos desde Sevilla hasta León. Y así seguirán haciendo.

Caza un extraño corzo ‘peluca’ en Madrid mitad macho y mitad hembra

corzo peluca madrid

El cazador madrileño Ricardo Acevedo abatió el pasado domingo 6 de junio un extraño corzo peluca en un coto social de la Comunidad de Madrid del que es socio. Del animal destacan dos largas puntas sobre una gran masa de borra en su trofeo y que se trababa de un corzo hermafrodita, «mitad macho y mitad hembra». Así dio con él.