fbpx

Un jabalí lanza por los aires a un perro de caza y el chaleco lo salva

Este vídeo demuestra por qué debemos proteger a los perros de caza con chalecos de protección: pueden salvarle la vida de ataques de jabalíes o de lobos.

Edu Pompa

Los encontronazos entre perros de caza y jabalíes pueden resultar muy peligrosos. Las temibles ‘navajas’ que portan como defensa los cochinos pueden provocar heridas de gravedad en algunos casos. Por este motivo, el uso de chalecos de protección se vuelve necesario y se convierte en el mejor aliado del rehalero.

Para muestra, este vídeo en el que varios perros acorralan a un gran jabalí en torno a una charca. El jabalí posee unos colmillos de escándalo y los canes le ladran sin atreverse a acercarse. En uno de los momentos, uno de los perros se acerca demasiado y el jabalí ataca lanzándole un navajazo. El golpe da de lleno en su objetivo y consigue lanzarlo por los aires. Afortunadamente, el chaleco de protección cumple su cometido y evita que el colmillo se clave en el can.

Los chalecos, seguro de vida para los perros de caza

Hasta hace poco existían muy pocas protecciones, todas estaban hechas de forma artesanal y se basaban en collares anchos o chalecos de cuero que resultaban sumamente pesados para el animal. Ahora puedes encontrar chalecos que se amoldan a todos los tipos de perros desde los pequeños –como el teckel– hasta los más pesados para el agarre, tal y como te explicamos en este artículo.

Estas protecciones vienen en tallas que se miden según el perímetro del pecho que tiene el perro, así pues se pueden encontrar desde los 35 a los 95 centímetros aproximadamente.

¿Qué zonas del cuerpo protegen?

Actualmente, los tipos de protecciones que se venden suelen ser petos completos que además pueden llevar un añadido para proteger una mayor superficie del cuello o de las axilas para que el perro no sufra ningún accidente desafortunado con un gran jabalí o lobo que haga peligrar la integridad de nuestro compañero.

¿Pierden movilidad los perros con estos chalecos?

Se trata de buscar un equilibrio entre un chaleco ligero, que no sea muy rígido para el perro, y un nivel alto de protección. Las protecciones más vendidas son las que llevan incorporadas tres capas de material, ya que ofrecen un nivel de blindaje muy bueno y además no limitan los movimientos del can en absoluto.

Aunque bien es cierto que para los perros más pesados y que más arriesgan también se pueden encontrar de hasta 5 o 6 capas, aunque estos limitan más las acciones. Aquí te dejamos un vídeo para que lo compruebes por ti mismo.