fbpx

Este joven cumple el sueño de todo cazador novato al abatir este espectacular jabalí

Javier Fernandez-Caballero

Ángel Gistau, de 16 años, no se imaginaba que la batida en la que iba a participar el pasado 16 de diciembre terminaría de esta forma: con un jabalí que lucía unos tremendos colmillos y que fue la sorpresa y la envidia de todos los veteranos cazadores participantes. Nos lo cuenta.

3/1/2020 | Redacción JyS

jabalí
El joven, con el jabalí. / JyS

El jovencísimo cazador oscense Ángel Gistau, de 16 años de edad y natural de la localidad de Bielsa -municipio de la comarca del Sobrarbe, en la provincia de Huesca-, cazó el pasado 26 de diciembre el segundo jabalí de su vida, un tremendo animal de unos 90 kilos de peso y que tenía unos descomunales colmillos que, probablemente, serán medalla de oro.

Ángel iba acompañado de su tío y su primo aquel día, en el que se celebraba la batida de jabalíes en la zona de ‘El Carrascal de Salinas’, ubicada en el Pirineo oscense. El lance se produjo sobre las 11:40 horas de la mañana, según ha relatado a Jara y Sedal.

jabalí
Los colmillos del jabalí. / JyS

«De repente, escuché a los perros que se iban acercando y justo delante de ellos iba el jabalí», relata el joven, que explica que vio a unos 40 metros al animal. «Lo dejé venir poco a poco y, cuando estaba a 15 metros, no esperé más y disparé», señala el joven, apretando el gatillo de su Franchi con balas Brenneke.  El animal «salió corriendo», pero tras la batida, el joven se acercó y lo encontró a unos 50 metros.

«Nada más verlo, no me lo creía», admite el cazador. Es el segundo jabalí de su vida, y la emoción embargó al joven por haber conseguido el mejor ejemplar de toda la batida, en la que se abatieron un total de 28 jabalíes entre los 35 puestos participantes.

Una joven de 20 años caza dos jabalíes en espera que destrozaban el huerto a un agricultor

jabalí
La joven, con el jabalí. / JyS

La joven cazadora murciana Sandra Navarro, de 20 años de edad, se hizo con un tremendo jabalí medalla de bronce en una noche de espera el pasado 24 de noviembre y otro de menor envergadura en la misma jornada. Los abatió durante un permiso por daños agrícolas junto a su novio: eran los animales le estaban destrozando la huerta a un agricultor de la zona. Esta es la crónica.

Deja una respuesta