fbpx

Juan Luis Esquina, el héroe cazador que guió a los bomberos entre las llamas de los incendios de Huelva

Hemos hablado con el joven cazador que ha ayudado a extinguir dos incendios en Huelva demostrando una vez más el importantísimo papel de los cazadores para detener los incendios.

Javier Fernandez-Caballero

Se llama Juan Luis Esquina, es natural de la localidad onubense de Almonaster la Real, cazador y fue un auténtico héroe en los incendios del pasado verano en Huelva. No lo decimos nosotros, lo han reconocido los Servicios de Emergencias andaluce. Juan Luis fue clave en el operativo contra el fuego en la Sierra de Huelva por ser un absoluto conocedor del terreno. Pero la historia, según ha narrado a Jara y Sedal, no se concentra solamente en el incendio de agosto, sino que va más allá: se remonta al mes de mayo.

«El primero de los fuegos fue el 29 de mayo, que sucedió cerca de un campo de mi abuelo. El Servicio de emergencias estaba un poco perdido de un terreno del que yo era conocedor absoluto. Al principio ellos no sabían por dónde atajarlo. Me daba coraje…», comienza explicando el cazador, que también trabaja en la tala del eucalipto cuando llega la época en esa zona.

«Lo único que les dije cuando los vi era que conocía esto muy bien, que el terreno lo tenía en la cabeza metido. Por eso me los llevé a la zona cero del fuego, un lugar al que no eran capaces de llegar», afirma Juan Luis Esquina sobre esta primera actuación en el mes de mayo que acabó con unas 29 hectáreas aproximadamente.

Tras la experiencia de mayo, INFOCA recurre a Juan Luis en los incendios de agosto

Otra imagen del incendio llegando a Almonaster.

Tras ello, y con la llegada del verano, se produjo el fuego de Almonaster la Real, que comenzó el día 27 de agosto ya con el terreno más seco que en primavera. Alejandro Rodríguez, jefe del operativo y subdirector del Cuerpo Operativo de Prevención de Incendios, no lograba dar con nadie que conociese el terreno al milímetro. Por ello, Laureano Infantes, jefe de los guardas forestales de El Mustio, y Fernando Medina, jefe también de los guardas forestales en la zona de Valverde del Camino y Zalamea la Real, llamaron a Juan Luis Esquina, que estaba justo de vacaciones en Cartaya, pero que se acercó de nuevo al municipio.

«Me llamó el jefe de la Brigada de Rescate Minero, Santiago Blanco, para que diese instrucciones de cómo llegar a los focos del incendio», explica. Desde ese momento, Juan Luis Esquinas conducía desde el Puesto de Mando Avanzado a todos los bomberos a los lugares más recónditos del lugar. «Lo primero que hice fue presentarme. Dije que era Juan Luis, que era el chaval al que habían llamado, y que aquí estaba para lo que me pidiesen… y desde ese momento me hicieron todo tipo de preguntas para cómo llegar a cada uno de los puntos de la zona», relata Juan Luis.

«INFOCA estaba perdido y yo conocía al milímetro cada zona por las cacerías en las que he participado»

Más imágenes del fuego.

«Yo los guié por todos los lugares más recónditos, pegados al fuego pero sin que los dispositivos del INFOCA corriesen peligro. Jugaba con la ventaja de que era de allí, de que conocía al milímetro el terreno por todas las cacerías que he vivido por el lugar», defiende Juan Luis.

Desde el día 27 al 31 de agosto estuvo junto a ellos, algo que ha tenido recompensa, ya que hace unos días le hicieron un homenaje en la mina. Además, el INFOCA le ha hecho un agradecimiento público en las redes sociales, «pero yo me quedo con las amistades que he hecho y la satisfacción de haber ayudado a toda una comarca», concluye.

Veinte cazadores alertan de un incendio en Cuenca y ayudan a extinguirlo

Varios cazadores refrescan la zona del incendio para evitar que vuelvan las llamas.

El pasado año se declaró un incendio en los montes de El Picazo (Cuenca). El fuego se originó poco antes de las 17.00 horas de la tarde y se propagó rápidamente. Nada más ver el humo, una veintena de miembros de la sociedad de cazadores del pueblo cogieron el vehículo que tienen para realizar las labores de vigilancia y aporte de agua y alimento en el coto y se dirigieron hacia allí. Tal y como el presidente del coto de caza del municipio, Miguel Huerta –de 25 años de edad-, ha señalado a Jara y Sedal, «subimos al lugar, pero ya no se podía controlar con la cuba de agua que tenemos los cazadores, por lo que inmediatamente llamamos al Servicio de Emergencias y a los efectivos de Medio Ambiente».