fbpx

¿Por qué llevaban armas de caza al espacio los astronautas rusos?

Muchas personas desconocen que los astronautas rusos viajaban al espacio portando un arma de caza capaz de abatir a un lobo o a un oso.

Javier Fernandez-Caballero

Muchas personas desconocen este dato, pero los astronautas rusos llevaron durante muchos años armas de caza al espacio. Las naves espaciales Soyuz generalmente iban equipadas con pistolas de 9 mm para defenderse de los animales salvajes si aterrizaban fuera de curso en el desierto siberiano. Sin embargo, en la década de 1960 se dieron cuenta de que estas pistolas Makarov de 9 mm no servían para hacer frente al ataque de un oso o una manada de lobos.

Por este motivo, desarrollaron la pistola de supervivencia de cosmonautas que contenía dos cañones de escopeta y un cañón estriado de tiro bajo que disparaba municiones de rifle de 5,45×39 mm (5.45×39mm).

Pistola de supervivencia cosmonauta TP-82

Otra imagen de la TP-82

Era una pistola de triple cañón, dos cañones de escopeta (calibre 28) en la parte superior y un cañón estriado de 5.45x39mm abajo. Tenía una culata desmontable que doblaba en uso como machete. Se podía usar para la caza, la autodefensa contra los depredadores y para disparar bengalas de señales, y estaba pensada como una herramienta de supervivencia si un Soyuz aterrizaba en algún lugar en el desierto y los cosmonautas tenían que sobrevivir hasta que fueran recogidos.

Fue estándar en los vuelos de Soyuz hasta que las municiones comenzaron a volverse inestables, y fueron reemplazadas en 2006 por una pistola Makarov. Cuando Roskosmos comenzó a volar con astronautas de la NASA y la ESA a la Estación Espacial Internacional (ISS), la pistola de supervivencia se mantuvo en el exterior de la Soyuz, por lo que no era accesible a los astronautas mientras se encontraba en el ISS.

La caza y la pesca forman parte del mensaje de la Humanidad a los extraterrestres

La caza y la pesca forman parte del mensaje de la Humanidad a los extraterrestres
A la izquierda, el disco. A la derecha, representación de cazador. /Shuttertock

En 1977 la NASA lanzó junto a las sondas espaciales Voyager, un disco de oro que puede descifrarse usando un gramófono. Fue enviado al espacio exterior por Estados Unidos con la esperanza de que sea hallado por alguna forma de vida inteligente en el cosmos y presentar así a nuestro planeta tierra.

Para representarnos, un comité presidido por Carl Sagan de la Universidad Cornell eligieron una serie de sonidos animales y naturales o de imágenes, entre las que se incluyen la caza y la pesca como parte indispensable Humanidad. Te contamos todo con detalle aquí.