fbpx

Un helicóptero antiincendios arroja su carga sobre 70 cazadores que luchaban contra el fuego en Sevilla

El pasado fin de semana se declaró un incendio en la Sierra de la Cruz (Sevilla). Sin dudarlo, 70 cazadores se echaron al monte para frenar las llamas, demostrando una vez más el compromiso del colectivo cinegético en los incendios.

Javier Fernandez-Caballero

Hace unos días se declaró un incendio en la Sierra de la Cruz (Sevilla). Sin dudarlo, 70 cazadores se echaron al monte para frenar las llamas, demostrando una vez más el compromiso del colectivo cinegético en los incendios. Una lucha dura y sacrificada, como se puede ver en el vídeo al final de esta noticia, cuando un helicóptero antiincendios descargó sobre algunos de ellos miles de litros de agua. Pero no solo fue ingrata a pie de llamas. También después.

«Al final, a pesar de haber apagado el incendio, los cazadores seguimos siendo los malos. No hemos recibido agradecimientos de ningún tipo de institución». Son las palabras de denuncia de José Antonio Ángel, presidente de la Sociedad de Cazadores Las Canteras, de la localidad sevillana de Pedrera después de que los socios cazadores participasen este domingo en la extinción del incendio forestal declarado en la Sierra de la Cruz, siendo los primeros que acudieron a la zona para iniciar las labores de extinción junto a Policía Local y voluntarios de otras plataformas ciudadanas.

«Si los cazadores no van a la sierra, arde la sierra entera. Y no nos ha dado las gracias nadie, al contrario: nos están poniendo verdes en las redes sociales», lamenta Ángel, que explica que «había solamente un ecologista que dio el callo a la perfección, pero solamente uno. También había algún miembro del club motero del municipio, pero el 98% de las personas éramos cazadores», relata el presidente de una sociedad que tiene 200 miembros.

Así ocurrió todo

«El domingo por la mañana recibí la llamada de varios cazadores que se encontraban por la zona, donde se encuentran parte de nuestros acotados, y que fueron los primeros en dar la voz de alarma ante un incendio que parecía descontrolarse» explica Ángel. «En ese momento, por el grupo de Whatsapp de la sociedad dimos aviso y enseguida se desplazaron más de 70 de nuestros cazadores a comenzar las labores de extinción».

«Muchos de mis socios regresaron con las suelas de los zapatos quemadas, incluso con algunas heridas»

Junto a los cazadores, hasta la zona se desplazaron efectivos de la Policía Local y plataformas ciudadanas que también colaboraron con las labores para controlar el fuego. «Aunque nadie nos ha reconocido ni agradecido nuestro trabajo, tengo claro que los cazadores se jugaron el tipo. Muchos de mis socios regresaron con las suelas de los zapatos quemadas, incluso con algunas heridas superficiales en los brazos» asegura el presidente del colectivo cinegético pedrereño.

La rápida intervención de los efectivos del Plan INFOCA permitió que en la misma tarde del domingo se extinguiera el fuego en un entorno natural emblemático para el municipio pedrereño. «Frente a los que lanzan una imagen distorsionada y negativa de los cazadores, actuaciones como las de la Sociedad de Caza de Pedrera demuestran el valor y la importancia de la caza para el medio ambiente. Quizás no sean los únicos, pero los cazadores siempre están en el campo cuando se les necesita» explica Fernando Gutiérrez, delegado provincial de la FAC en Sevilla.

Juan Luis Esquina, el héroe cazador que guió a los bomberos entre las llamas de los incendios de Huelva

Juan Luis Esquina, el héroe cazador que guió a los bomberos entre las llamas de los incendios de Huelva
Juan Luis, en dos imágenes del INFOCA.

Se llama Juan Luis Esquina, es natural de la localidad onubense de Almonaster la Real, cazador y fue un auténtico héroe en los incendios del pasado verano en Huelva. No lo decimos nosotros, lo han reconocido los Servicios de Emergencias andaluce. Juan Luis fue clave en el operativo contra el fuego en la Sierra de Huelva por ser un absoluto conocedor del terreno. Pero la historia, según ha narrado a Jara y Sedal, no se concentra solamente en el incendio de agosto, sino que va más allá: se remonta al mes de mayo. Así nos lo contó.