fbpx

Así 'respetan' los defensores del lobo al mundo rural: destrozando los carteles de sus ganaderos

Este cartel advertía sobre cómo actuar ante la presencia de mastines en una zona ganadera de la Comunidad de Madrid. Ahora, tras un acto vandálico, indica lo contrario.

mastines lobo

Un cartel que advertía a los viandantes sobre el correcto comportamiento frente a los perros que cuidan del ganado en Madrid ha sido víctima de un acto vandálico. La imagen, que ha circulado por las redes sociales, muestra la falta de respeto de los agresores contra el medio rural y contra el sector ganadero.

«No toque a los mastines; no dejen que les sigan; no están abandonados; no les de comida, ignórelos; rodee al ganado a pie; ate a su perro con antelación», se podía leer en la escritura original del cartel, unas letras que ahora han sido tachadas y tergiversadas para confundir a los senderistas.

«Presencia de pastores y cazadores de mierda. Espero que te cagues en mis muertos muchas veces, pastor, por la pintada. Firmado: El Lobo», puede leerse en la señalización tras las pintadas con las que lo han modificado.

Confundir este cartel, muy peligroso para los viandantes

El mastín es un perro pastor muy valiente y que no duda en enfrentarse a cualquier amenaza con tal de proteger al ganado. Por ello, muchos ganaderos lo han elegido durante siglos como perro guardián de grandes fincas y explotaciones. 

El afán de defender al ganado de este can y los posibles encontronazos con otros usuarios del monte, como pueden ser los aficionados al senderismo, hacen que los carteles como el que se muestra junto a estas líneas tengan especial importancia y que, de modificarse -como en este caso- suponga un grave peligro para los viandantes.

Esta es, sin duda, una muestra de la ignorancia con la que han actuado quienes hayan perpetrado este acto vandálico, ya que con la pintada, aunque crean estar dañando al ganadero, lo único que conseguirán es perjudicar al lobo. Los mastines reducen el conflicto entre la ganadería y los depredadores evitando que estos ataquen a los rebaños. Si los turistas interaccionan con los mastines, el trabajo de estos últimos pierde eficacia y capacidad de proteger al ganado, que sufre más ataques y aumenta la conflictividad comprometiendo la conservación de la especie.

La campaña lanzada en 2020 para que los urbanitas que van al campo no roben perros pastores

perros pastores

«Prohibido robar perros, prohibido acercarse, no tocarlos, no llamarlos. No están abandonados ni son un juguete: están trabajando». Fue la campaña que en 2020 se puso en marcha por los pastores de los Picos de Europa para que los excursionistas urbanitas que van al campo no roben los perros pastores que se encuentran por el camino.

Estos perros son la mejor defensa frente a los ataques de osos y lobos a explotaciones ganaderas. Como ejemplo, la grabación que mostramos en Jara y Sedal el pasado año, en la que cuatro mastines expulsaban en cuestión de segundos a un joven oso que se encuentra cerca de una explotación de vacas. Además vigilan y conducen el ganado, trabajando junto a sus dueños.